FOTO

Peces utilizados para atacar biológicamente a la larva del mosquito trasmisor del dengue.

Unimedios

 

 

 

Nueva técnica para combatir el dengue

Sin necesidad de venenos ni plaguicidas las autoridades del municipio de Palmira, en el Valle, han logrado controlar recientes brotes de dengue gracias al trabajo de un grupo de investigadores de la Universidad Nacional que descubrió una clase de peces capaces de atacar las larvas del mosquito transmisor de la enfermedad.

Laura M. Fuertes,
Unimedios

Un incremento en los brotes de dengue en el barrio El Sembrador, de la ciudad de Palmira, Valle, llevó a que investigadores de la Universidad Nacional de Colombia decidieran, junto con miembros de la Secretaria de Salud Municipal y Departamental, implementar un proyecto para combatir de una forma económica y eficaz a las larvas causantes de esta epidemia en crecimiento.
Como resultado, hoy este barrio hace parte de un proyecto piloto que utiliza al pez larvicida Poecilia reticulata Gupyyes para controlar biológicamente a la larva del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue. Con este proceso se cumple el objetivo de combatir las epidemias sin necesidad de recurrir a los tradicionales plaguicidas.
Debido a los altos índices de dengue, los tratamientos químicos y las jornadas de educación que se estaban realizando en el barrio El Sembrador dejaron de ser efectivas. “Necesitábamos una solución y el proyecto de control biológico con peces Gupyyes resultó algo muy interesante, y trajo consigo buenos resultados”, explicó Rolando Zúñiga, Coordinador de la oficina de Saneamiento Básico Ambiental de Palmira. Inicialmente, el uso de venenos fue útil, pero con el paso de los días fueron necesarias dosis cada vez más altas, a causa del incremento en la resistencia de los vectores causantes de epidemias. Y los plaguicidas terminaron constituyéndose en un problema ambiental.

La historia

Para remediar esta situación, investigadores como Ranulfo Gonzáles, integrante del Grupo de Investigaciones Entomológicas de la Universidad del Valle, han desarrollado proyectos que se basan en el control biológico como una necesidad imperante, opinión que comparte el líder de este proyecto y profesor de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, José Ader Gómez, Zootecnista y Doctor en ciencia animal.
El doctor Gómez, con un grupo de profesionales en el área ambiental, fue el encargado de encontrar una solución a esta epidemia, que también ataca a otros municipios del Valle de Cauca, como El Cerrito y Villa Gorgona, donde se presentó un índice larvario de Ae. Aegypti, correspondiente a valores de 40,7% y 39% respectivamente. Gómez sostiene que desde principios del siglo se conocen experiencias sobre algunas especies de peces que pueden llegar a controlar epidemias de mosquitos.
“En años anteriores, los peces fueron usados en algunas partes del mundo para contrarrestar problemas como malaria y fiebre amarilla. El caso más reciente es el de la ciudad de Nueva Orleáns en Estados Unidos, donde emplearon peces para atacar a las larvas del mosquito transmisor del dengue en depósitos de agua abandonados, producto del huracán Karina”, argumentó el doctor Gómez.
Por tanto, conociendo la efectividad que han demostrado algunos peces para repeler los vectores que generan el dengue, la labor de este grupo de investigadores consistió en estudiar cuál sería la especie más efectiva para el caso diagnosticado: un barrio que cuenta con 1.360 casas, 139 alcantarillas y se caracteriza por su cercanía a cultivos de caña rodeados por riachuelos y acequias, fuentes de innumerables plagas.
“En el barrio El Sembrador existen factores de riesgo entomológico que contribuyen a la propagación de esta enfermedad. Entre estos podemos mencionar a los sumideros de aguas lluvias que recientemente se han constituido en uno de los lugares preferidos por Aedes aegypti y otras especies de mosquitos para reproducirse”, afirmó el profesor Gómez.
Con el trabajo investigativo, los profesores de la UN lograron determinar que el pez Gupyyes de la especie Poecilia reticulata era el más propicio para esta labor, por ser una alternativa de control económicamente viable y ecológicamente sostenible.
“Es un pez que se alimenta de todo tipo de larvas, es rústico, resistente, precoz reproductivamente, tiene una tasa de crecimiento alta y se puede encontrar naturalmente en riachuelos, aguas estancadas y canales de riego e inclusive en caños de aguas negras”, comentó el estudiante de la Universidad Nacional Vladimir Rosero, que realizó su práctica profesional en el marco de este proyecto.

El trabajo de la UN

Los peces se recolectaron de la acequia vecina a la Granja Mario González Aranda, de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, y se criaron en tanques plásticos con una capacidad de 500 litros, asemejando su medio natural.
La segunda fase de la técnica consistió en ubicar a los peces en los sumideros, donde se introdujo un macho y tres hembras en bolsas plásticas que fueron puestas en 280 sumideros.
“Durante la siembra de los peces en los sumideros se mantiene la bolsa cerrada, se deposita en la superficie del agua del criadero durante unos cinco minutos para facilitar su aclimatación al nuevo hábitat y luego abrimos la bolsa suavemente, manteniéndola dentro del agua, para dejar salir los peces”, explicó el profesor Gómez.
Como resultado, los peces que pueden alcanzar un tamaño de 3 a 5 cm, no solamente se comen a las larvas causantes del dengue, también acaban con otras plagas como el mosco común. Logrando así controlar biológicamente la enfermedad y la incidencia de mosquitos, sin necesidad de utilizar químicos costosos, que perjudican el ambiente.
“A los 15 días, el 31% de los 42 sumideros controlados presentó reproducción de peces y la disminución de las larvas del mosquito causantes del dengue fue del 100% y de otras, del orden del 85%”, afirmó el médico veterinario Rubén Darío Pérez, representante de la Secretaria de Salud Municipal, demostrando con estos datos la efectividad de la técnica.

“La comunidad está satisfecha con los resultados del proyecto, tuvo buena acogida entre los habitantes de El Sembrador y los resultados han sido notorios, porque ya casi no hay mosquitos transmisores del dengue ni moscos comunes”, Afirmó Jorge Eliécer Arrieta, presidente de la Junta de Acción Comunal.
Igualmente, en el marco del proyecto, sus miembros han efectuado un trabajo de sensibilización a través de charlas con la comunidad, donde les explican los cuidados que hay que tener, pues no se pueden vertir combustibles, detergentes y otras cosas que puedan eliminar la población de peces de los sumideros.
“Fue una jornada muy interesante. Asistieron cerca de 100 habitantes del sector. En el evento explicaron todo sobre el proyecto y cómo los Gupyyes ayudan a contrarrestar los mosquitos. Así mismo, nos enseñaron cómo debe ser el tratamiento de los sifones, el manejo de los residuos y cuáles son las causas y consecuencias del dengue hemorrágico y del clásico”, afirmó Arrieta.
La comunidad espera que esta clase de proyectos continúen no sólo en El Sembrador, sino en toda la ciudad de Palmira. “El propósito es extender este proyecto a otros barrios de Palmira y si es posible a otros municipios del Departamento del Valle del Cauca, aprovechando esta técnica sencilla, económica y biológicamente sostenible”, puntualizó el doctor Gómez.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright