Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No.59
Título : Camarones sin mancha
Autor : Diana Manrique Horta
Sección: Ciencia
Fecha : Junio 20 de 2004

De la cosecha de camarón se destina el 95% para el mercado externo.

Camarones sin mancha

Las 15 mil toneladas de camarón exportadas a Europa, Estados Unidos y Japón el año pasado podrán aumentar a corto plazo, cuando comience a dar frutos el reciente convenio firmado entre Ceniacua de Colombia y la multinacional Alicorp, que ya tiene donde anclarse, con las investigaciones de la Universidad Nacional en el tema de la compleja nutrición del crustáceo.

iDiana Manrique Horta*

Como en el café, el país cuenta con su propia variedad Colombia de camarones de mar, cuya característica principal es su resistencia al virus del Taura, el cual puso a la incipiente industria camaronera al borde del abismo a mediados de la década del noventa.

Pese a que la obtención de la variedad en el Centro de Investigaciones de Acuicultura de Colombia (Ceniacua) ha sido uno de los mayores logros conseguidos en este campo, pues allí se encuentra el programa pionero y más desarrollado en mejoramiento genético, todavía existe un punto no resuelto dentro de la cadena productiva del crustáceo: el de su alimentación.

En ella el sector invierte un poco más del 50% de los costos de producción, debido a que las harinas y demás componentes de las dietas se importan en su totalidad. Cerca de un millón de toneladas métricas de alimentos balanceados por un valor de US$750 millones de dólares al año consume la camaronicultura, según algunas cifras de la Asociación Nacional de Acuicultores de Colombia.

Un aspecto que acaba de motivar la firma de un convenido entre Ceniacua, la multinacional peruana Alicorp, líder en la venta de alimentos para la acuicultura en América Latina, y la Universidad Nacional Autónoma de México, para desarrollar un producto apropiado para los camarones que se cultivan en los mares colombianos.

Y es que después de los altibajos de esta industria, los sueños de los productores apuntan a la obtención de un alimento barato, disponible, saludable, que no afecte el fondo de los estanques y sea amigable con el medio ambiente. "Requerimientos que no han podido resolverse, porque en el tema de la nutrición del camarón poco se ha hecho en el país", dice Jorge Arturo Suárez, director operativo de Ceniacua.

En Colombia la camaronicultura es industrial y se desarrolla en los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba, Atlántico y Tumaco.

Dietas criollas

No obstante la escasa investigación sobre el asunto, Ceniacua echará mano de la labor conjunta que ha realizado con la Universidad Nacional de Colombia durante los últimos cinco años. Calculando la riqueza y potencial del país en esta industria, de manera callada, pero efectiva, la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia ha venido resolviendo la necesidad de reemplazar las fuentes convencionales de nutrición del camarón por otras con alto potencial nutritivo y económico.

El engorde con y sin harina de pescado de la especie más comercial de Iberoamérica, el camarón blanco, hace parte de las respuestas que el sector camaronero puede considerar a futuro, luego de 10 años de experimentos por parte del Grupo Profundización en Acuicultura de la Facultad. Uno de ellos es el trabajo de Élmer Ricardo Moreno, quien convirtió la cabeza y las escamas del camarón desechado en un almidón gelatinizado (similar a los provenientes de la harina de trigo, yuca y maíz), con el cual preparó un pellet (píldora de alimento), que presentaba buenas propiedades físicas y energéticas.

La utilización de subproductos de origen animal o vegetal permite la sustitución de fuentes proteicas de alto costo y disminuye la necesidad de importarlas, como sucede con la harina de pescado. Aunque se evaluó la diferencia económica entre un alimento y otro, "Moreno logró demostrar que se puede trabajar con los recursos disponibles en el país, que predicen una disminución importante en los gastos de producción", arguye Luis Gabriel Quintero, coordinador del grupo.

Otro de los adelantos está relacionado con la alimentación que se ofrece al camarón durante la época de reproducción. En su tesis, Carlos Germán Quintana sustituyó el poliqueto (gusano marino de alta calidad nutricional) por la artemia adulta (un microcrustáceo que se produce industrialmente) en la dieta de las hembras, que requieren de un tratamiento especial en tiempo de gestación.

En sus pruebas, determinó que el efecto del nivel de sustitución de poliqueto por artemia no afecta el número de desoves, lo que hace factible la utilización de esta para reemplazar al gusano, traído exclusivamente de los Estados Unidos, pues su inclusión en las dietas le cuesta al productor cerca de US$600 millones al año.

"¿Cómo no consentir a la hembra cuando en cada desove da entre 250 y 500 mil crías?", apunta el profesor Quintero, para quien la expansión pecuaria en el país está en el agua, específicamente en el mar. "Todo lo que se produce con camarón es exportable", puntualiza.

Dentro de las fases de producción de camarón, el de crecimiento y engorde, también conocido como levante, es lo más dispendioso.

El desafío actual es el desarrollo de sistemas eficientes, bioseguros y sustentables, para lo cual la Universidad Nacional también adelanta investigaciones conjuntas entre productores colombianos y centros de investigación ecuatorianos, tendientes, entre otros aspectos, a reutilizar los nutrientes a través de bacterias heterotróficas encargadas de aprovechar para su crecimiento el carbono y el nitrógeno excretado por los camarones, que son consumidas posteriormente por los mismos, haciendo más eficientes el cultivo del crustáceo.

Sin lugar a dudas, estos esfuerzos hacen que convenios, como el recientemente firmado con los peruanos, adquieran mayor relevancia, en un momento en que la industria colombiana viene consolidando su posición en el mercado internacional, al punto de exportar el año pasado 15.000 toneladas por valor de US$65 millones, de los cuales el 80% tuvo como destino Europa, Estados Unidos y Japón.

* Periodista Unimedios.