Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No.70
Título : Liquidación de contratos de las ARS
Autor : Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID)*
Sección: Economía
Fecha : Febrero 6 de 2005
Liquidación de contratos de las ARS

El Contralor de Bogotá solicitó al Alcalde la suspensión del Secretario de Salud, Román Vega. El proceso de liquidación de los contratos del régimen subsidiado de las vigencias 2001, 2002 y 2003 es el centro de la polémica. El año pasado, el doctor Vega solicitó al CID de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional realizar el proceso de depuración de las bases de datos para aclarar esta situación.

Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID)*

La administración del régimen subsidiado tiene numerosos problemas, como los pésimos sistemas de información, los procedimientos y la maraña de normas que facilitan las prácticas corruptas, la ineficiencia en la atención a los usuarios y, finalmente, el mal uso de los recursos destinados a la salud.

La Ley 100 de 1993 creó dos regímenes en salud: el subsidiado y el contributivo. El primero lo manejan las Administradoras del Régimen Subsidiado (ARS); el segundo está a cargo de las Entidades Promotoras de Salud (EPS). Los recursos de las ARS dependen del número de personas afiliadas a ellas. Por cada una, las ARS reciben un monto, cuyo valor se conoce como la Unidad de Pago por Capitación Subsidiada (UPC-S). Estos dineros provienen del presupuesto nacional y de un fondo creado con una parte de las cotizaciones que hacen los afiliados al régimen contributivo. La Secretaría de Salud firma un contrato con las ARS, y les gira los recursos dependiendo del número de afiliados. Por esta razón es fundamental que la base de datos sea manejada con transparencia.

En la primera parte del estudio, el CID analizó las bases de datos de los contratos comprendidos entre el 1 abril de 2001 y el 30 septiembre de 2002. Este trabajo, realizado con la Secretaría de Salud, mostró la inconsistencia de dichas bases. El CID propuso no liquidar hasta tanto no se aclaren los problemas existentes. La Secretaría de Salud aceptó la recomendación. Si los contratos se hubieran liquidado con la información sin depurar, muy probablemente se habría presentado detrimento patrimonial para el Distrito.

El CID encontró los siguientes problemas: a) no existía una base de datos consolidada del régimen subsidiado; b) no había documentación de los procesos de administración de la información; c) no se tenían políticas de seguridad de la información (manejo de usuarios, roles, claves de acceso); d) no existían prácticas para realizar copias de seguridad de los registros; e) no se había definido el procedimiento de recuperación de los datos en caso de desastres; y, f) faltaba información de contratos y de documentos.

Este desorden llevaba a que en la base de datos se incluyeran personas que no deberían estar por diversas razones: porque no son pobres, ya fallecieron, están en el régimen contributivo, están en otra ARS, o porque en la misma ARS están incluidas en dos contratos simultáneos. La depuración de la base de datos tiene dos objetivos: determinar si una persona afiliada por contrato con una ARS tiene derecho a recibir el subsidio de salud, y establecer el número de días que permaneció afiliado, para la liquidación de la UPC-S.

El CID y la Secretaría de Salud están revisando con las ARS los resultados preliminares del proceso de depuración. El cuadro 1 resume la situación para los contratos de 2001 y presenta el número de registros que deberían excluirse de las bases de datos porque no cumplen con algunos de los criterios señalados en la tabla. Por estos registros, la Secretaría no debería reconocer el pago de la UPC-S, salvo que la ARS ofrezca los soportes correspondientes y se identifiquen más personas en la base del Sisben, para lo cual se realizarán cruces adicionales que contemplen nuevos criterios.

La liquidación es un cierre de cuentas, en el que se establece el saldo final entre las ARS y la Secretaría de Salud. Diferenciamos tres valores: el de la contratación inicial, el de los giros realizados y el estimativo de la liquidación.

El monto total de los contratos de 2001 era de $212 mil millones. La Secretaría ha girado $164 mil millones. Y de acuerdo con los resultados preliminares de las bases depuradas, el valor de los subsidios otorgados equivale a $131 mil millones. Ello significa que con el estado actual de la depuración, habría un saldo a favor de la Secretaría, por $33 mil millones respecto a lo efectivamente girado.

Es importante resaltar que estos son resultados preliminares y se está a la espera de continuar con el proceso. Probablemente disminuirá el número de exclusiones, ya que se seguirá filtrando la base del Sisben con nuevos criterios para identificar más personas, y las ARS ofrecerán soportes que demuestren el derecho de algunos bene-ficiarios. Considerando que la liquidación de los contratos suscritos con las ARS se encuentra en etapa judicial, esta base de datos depurada, es objeto de discusión jurídica entre la SDS y las ARS.

El caos de las bases de datos y el pésimo estado de la información del régimen subsidiado plantea interrogantes que tienen que ver con la estructura del sistema. ¿Cómo han realizado el proceso de liquidación de los contratos del régimen subsidiado los demás municipios del país? ¿Por qué la interventoría que se le hizo a las bases durante estos años no puso en evidencia duplicaciones y exclusiones clarísimas? ¿Por qué el sistema de salud no cuenta con bases de datos transparentes? ¿Quiénes se benefician de este desorden administrativo?

De nuevo es conveniente traer a colación los incentivos perversos creados por la Ley 100 de 1993. El desorden administrativo favorece a unos pocos y perjudica a la población porque los recursos para la salud no se gastan de manera eficiente. Aunque existen todos los medios técnicos pa-ra que la información del sistema de salud sea transparente, múltiples intereses con-fluyen para que ello no sea así. Esta desidia contrasta, por ejemplo, con la calidad de la información del sistema financiero. Mien-tras que a los bancos no se les pierde nin-guno de los billones de pesos que cuentan todos los días, en el sistema de salud las personas aparecen y desaparecen sin que nadie sepa por qué.

La crisis que se ha presentado en la Secretaría de Salud debe poner estas discusiones en primer plano, y debe ayudar a reflexionar seriamente sobre el significado del control fiscal. Para esto, el proceso de liquidación de las bases de datos está garantizando que los pagos a las ARS sean justos e imparciales.

*Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia.