Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No. 87
Título : El mercado de acciones: ¿especulación o estructuración?
Autor : Henry Martínez Forero
Sección: Economía
Fecha : Febrero 6 de 2006

Resulta paradójico que con el menguado sector productivo de la economía colombiana se registre un mercado accionario tan exitoso en el último lustro.
Cortesía: Dirección de Comunicaciones BVC.

El mercado de acciones: ¿especulación o estructuración?

Ser el segundo mercado de acciones en rentabilidad a escala mundial es un atractivo que catapulta y posiciona la economía colombiana y su estructura empresarial. Pero, ¿cuáles son las razones que explican este comportamiento? Un académico y comisionista de bolsa arriesga algunas respuestas.

Henry Martínez Forero
Gerente de Brokers Investments Financial Advisors y profesor de Extensión Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia.

Un rendimiento en dólares de 160% anual del mercado de acciones colombiano, es atractivo para cualquier tipo de capital: desde los llamados capitales golondrina hasta los fondos de inversión que buscan canalizar el ahorro hacia la inversión. No obstante son varias las preguntas que muchos analistas se hacen:

. ¿Qué hace de Colombia y de un mercado de capitales incipiente, concentrado e ineficiente en su formación de precios, atractivo a los inversionistas internacionales?

. ¿Qué se considera un precio de equilibrio para las acciones de nuestras empresas? ¿Cuál debe ser el nivel hasta el cual debieran subir los precios?

. ¿El incremento en cinco años de un 1.100% en los precios en su conjunto puede considerarse una burbuja netamente especulativa?

. ¿Por qué el interés de grandes conglomerados empresariales a nivel mundial por invertir en nuestras empresas?

Ampliar

Variables de peso

Encontrar una sola razón para analizar lo que está sucediendo en el mercado de acciones sería muy simplista, por cuanto el mercado refleja las expectativas no solo económicas sino políticas, comerciales, sociales y sobre todo las estrategias que en el mundo de los negocios constantemente se están planteando. Para analizar este conjunto de razones es importante distinguir elementos básicos del mercado colombiano.

Lo primero para quien invierte en este mercado es distinguir el grado de liquidez de la acción. Para ello, la hoy Superintendencia Financiera clasifica la bursatilidad (o negociabilidad) de una acción en cuatro categorías: alta, media, baja o mínima. Particularmente, los inversionistas se inclinan por las de alta o media, toda vez que ante situaciones de compra y/o venta, según las oportunidades del mercado, se requiere de títulos líquidos.

Una vez se observa la liquidez de los títulos es importante describir el tipo de inversionista que está participando en este mercado. Indiscutiblemente la participación que vienen teniendo los portafolios extranjeros es un elemento que bajo el escenario actual los convierte, junto a los fondos de pensiones y cesantías, en agentes estratégicos en la evolución del mercado. En efecto, al repasar las estadísticas (ver gráfica), la cuantía en dólares pasó de US $230 millones en promedio en 2003 a US $1.500 millones al cierre de 2005, con un incremento particular en el último año cuando la inversión subió en US $1.000 millones, lo que implica un monto de $2,3 billones de liquidez para un mercado que se ve sujeto a especulaciones y valorizaciones en el corto plazo (hay que considerar que estos capitales por ley deben quedarse por lo menos un año en el país). Es de destacar que el inversionista externo propende más por el mercado de renta variable (acciones) que por el de renta fija (TES, bonos CDT), casi a una razón del 75% / 25% respectivamente, contrario a lo que sucede con el inversionista local.

De otra parte no se debe desconocer el papel de los fondos de pensiones y cesantías. El mejor conocimiento del mercado, las rentabilidades que se vienen presentando, la poca oferta de títulos en el mercado local y la cuantía de inversión que administran son elementos que explican su participación cercana a los $5 billones. Sin embargo, es indispensable la función que estos agentes, junto a otros mecanismos de ahorro como los fondos especiales administrados por fiduciarias o comisionistas de bolsa, podrían tener para el mercado, en particular como mecanismo para los pequeños inversionistas.

A la par de estas variables es indiscutible (independiente de las opiniones que ello suscite), el elemento de confianza que en lo político y lo económico ha dado el periodo 20022006, lo que atrae estabilidad y atractivo para nuestra economía y para sus empresas. Un crecimiento superior a 5% en 2005, una inflación controlada por debajo de 6%, tasas de interés estables y liquidez en la economía son elementos que tanto para los proyectos empresariales como para los mercados de capital son diferenciadores al momento de asignar los recursos en los portafolios de inversión.

Saliendo del letargo

Bajo esta serie de valores agregados valdría la pena destacar cuáles son los fundamentales que tienden a soportar la hipótesis que, más que especulación, el mercado accionario ha sido de factores estructurales:

1. La economía viene de un rezago de más de siete años con apenas resultados empresariales cuyo nivel era el de 1997 antes de la crisis económica de fines de la década del noventa.

2. La proximidad de un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos hace atractiva la economía colombiana como puente de producción y exportación de empresas cuyos países no podrían tener dichos acuerdos y que requieren un mercado tan grande como el gringo para sus productos.

3. Los resultados crecientes y con potencial de sectores como el financiero, cementero y comercial (cuyas rentabilidades en bolsa superan hasta el 1.000% anual), hacen prever una tendencia alcista en acciones netamente para estructurar.

4. Las noticias de adquisiciones y fusiones como estrategia de competencia es previsible en un escenario de libre competencia y de consolidación comercial en la aldea global del comercio internacional.

5. La confianza política y los resultados electorales darían continuidad a las políticas trazadas, lo que se traduce en seguridad en el largo plazo para los inversionistas, máxime bajo el contexto de una América Latina que retorna a la izquierda democrática con potenciales riesgos de inestabilidad jurídica.

6. Una mayor participación de los inversionistas locales que creen en sus empresas, dando la liquidez necesaria y el atractivo para que muchas vean una fuente distinta a la financiación a la deuda como herramienta de apalancamiento.

Se dice que el mercado se ha sobrevalorado (como ya la mayoría de analistas lo considera), no obstante lo que no se ha debatido es que las empresas venían de un letargo, y que en economías desarrolladas las cotizaciones de las acciones superan casi 10 veces promedio su valor en libros (y en Colombia apenas si va en 3 veces). Además existe mucha liquidez no solo en nuestro país sino afuera; la cultura de crecimiento aún persiste en nuestros empresarios; y las condiciones están aún dadas para aprovechar la tendencia positiva que se ha venido presentando.

Las opiniones y conceptos aquí emitidos no comprometen a las entidades mencionadas. La responsabilidad directa es del autor.