Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No. 87
Título : Arauca: condiciones extremas de innovación
Autor : Paula Grisales
Sección: Agro
Fecha : Febrero 6 de 2006
El éxito que tuvo el cilantro precoso en la granja daría la posibilidad de que los araucanos lo cultivaran y comercializaran, pues todo el que consumen es traído desde los santanderes.
Fotografías: Nelson Nieto
Arauca: condiciones extremas de innovación

Aunque parezca imposible, en los suelos de la compleja sabana inundable de los Llanos Orientales germinarán plantas de zonas menos hostiles, debido a un modelo de granja experimental, único en los Llanos e implementado en la Sede Orinoquia.

Paula Grisales
Unimedios

Son escasas las plantas capaces de tolerar los suelos ácidos y con exiguos nutrientes del municipio de Arauca. Un régimen unimodal en el que la tierra es ahogada por la lluvia durante ocho meses y luego secada y maltratada por el sol en el resto del año, hace casi impensable que en Arauca se pueda producir algo diferente a maíz, sorgo o soya. Sin embargo, retando toda incredulidad, un grupo de ingenieros agrónomos de la Sede Orinoquia de la Universidad Nacional están implementando una granja experimental que ha hecho hablar a la gente de la región sobre frutales, hortalizas, plantas medicinales, forestales y mejores pastos y forrajes.

"Uno viene a la Sede con un mar de conocimientos de cómo producir en condiciones favorables -como las de la cordillera de los Andes-, pero el trabajo aquí significa replantear esos conocimientos para volver a aprender. Es un reto para cualquier agrónomo", asegura José Emberg Ramírez, orientador del proyecto, quien enfatiza que ha sido un proceso lento de pruebas, dado que para hacer producir la tierra hay que adaptar las tecnologías del interior del país a las dinámicas particulares de la sabana inundable.

Migración climática

Lechugas y cebollas de bulbo, especies típicas de tierra fría, empezaron a sorprender a los habitantes aledaños a la Sede Orinoquia durante el segundo semestre de 2005, cuando bajo los cotidianos 30 grados centígrados, emprendieron su germinación. "Fue un proceso de ensayo y error. A cambio de los viveros usados en la sabana usamos polisombra -una malla negra que filtra la luz-, pero para nuestra sorpresa las plantas no se comportaban bien con ella. Nos preocupaba quitarla por miedo a que la lluvia arrancara las semillas; después de ensayar varias alternativas llegamos a una conclusión impensada: se podían dejar a libre exposición, crecieron y la lluvia no las afectó", comenta Pablo César Guevara, quien lidera la parte de hortalizas.

Este subproyecto, que valida en Colombia los últimos desarrollos genéticos en hortalizas para tierra caliente hechos en Brasil, de donde provienen las semillas sembradas, será útil sobre todo desde el punto de vista pedagógico. Con las hortalizas a su disposición, los estudiantes no tendrán que desplazarse al interior del país o ver en abstracto modelos agronómicos que involucran casos paradigmáticos de manejo de plagas, enfermedades, fertilización o malezas. "Paralelamente, tiene como objetivo que el conocimiento que se produzca sirva para generar unidades de tipo comercial que puedan servir para el sostenimiento de la Sede", asegura Guevara.

A los ensayos se unirán, durante 2006, zanahorias, coliflores, rábanos y repollos -tradicionales de zonas frías- y el tomate y el cilantro -de cálidas-.

Mito frutal

Aunque no existen registros documentales que aseguren que en Arauca se ha dado el maracuyá, se rumora que alguna vez sí lo hizo y con éxito, pero quienes han intentado comprobarlo fracasan, "y dicen que la especie aquí no prospera porque ni siquiera germina", cuenta Carmen Potosí, encargada del subproyecto de frutales. Después de extraer semillas del fruto vieron que eran ciertas las sospechas: efectivamente allí sí germina el maracuyá, y lo hace a los ocho días y no a los 35 como asegura la literatura. Entonces , ¿cómo explicar los fracasos anteriores? Al poner bajo el microscopio las semillas que se venden en Arauca encontraron que llevan almacenada en los negoc de agroquímicos dos o tres años, tiempo en el que ya están muertas.

Aunque hasta ahora con el maracuyá solo han llegado a la fase de vivero, tienen planeado evaluar el comportamiento de 204 plantas durante todo el año para averiguar qué comportamiento tienen en las épocas de calor y de lluvia. De esta manera se verificará si es o no viable. "En caso de que sí, se haría un estímulo y divulgación a la comunidad para que ellos, en las zonas más altas de sus parcelas, lo cultiven".

Si se llega a adaptar a los suelos llaneros, un cultivo promisorio como la Stevia podría brindar una alternativa rentable para los habitantes de la región.

Mitigar la sequía

A 40 grados centígrados, la máxima temperatura a la que llegan las tierras araucanas, el sol que reina durante cuatro meses al año provoca la muerte de las reses, uno de los principales problemas de la región, pues la ganadería ocupa allí el 60% de los terrenos. Este tema pone en evidencia una falta de conocimiento por parte de los ganaderos, quienes como agravante, no manejan potreros para hacer rotación sino que dejan el ganado a libre exposición, provocando el deterioro del terreno.

Ante este panorama se ideó el subproyecto de especies forrajeras que involucra gramíneas (pastos como el elefante y la caña de azúcar) y leguminosas (como el caupi y la cratilia, que mejoran la calidad del suelo al ser fijadoras de nitrógeno). Habría un área para potreros en los que se ubicarían las leguminosas y unas zonas productoras de alimento con pastos de corte que serían ensilados y suministrados durante el verano.

Con el establecimiento de este proyecto en la granja se busca que ceda la reticencia de los ganaderos. "Queremos que encuentren en la granja un modelo claro, que lo visualicen y se convenzan de que se puede replicar en pequeñas zonas de sus fincas, pues al no tener fundamentación ellos quieren huirle a ese tipo de ensayos", explica Milton Ararat, quien se encuentra liderando esta propuesta, con la que se espera que la ganadería dé un giro hacia una visión más organizada y rentable.

Plantas con proyección

Al lado de un ensayo con cinco variedades de albahaca de alto rendimiento en aceites esenciales, está la Stevia, que goza de gran acogida por ser un edulcorante que no proporciona calorías. Ambas hacen parte del subproyecto de productos industriales. Tras evaluar su adaptabilidad a la zona en aspectos como su floración, fructificación, crecimiento, posibles enfermedades y malezas, esperan iniciar gestiones para participar en el mercado internacional.

Por otro lado, en busca de la fertilidad de los suelos se han examinado alternativas que aunque fallidas -como un experimento con Azona nabaeda, una planta acuática fijadora de nitrógeno- son el primer paso para iniciar la búsqueda de la esquiva fecundidad. Para solucionar el impacto de la sequía, por ejemplo, se está pensando implementar un sistema de riego, algo que nunca se ha ensayado en la región. Myriam Lugo , directora de la Sede hace una reflexión: "Si en el desierto de Israel funciona y es exitoso, ¿por qué no ensayarlo acá?".

Estas son solo algunas de las once propuestas con las que estos agrónomos esperan, durante los próximos tres años, convertir la granja experimental en un modelo innovador que dé alternativas productivas para la Orinoquia.