Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No. 87
Título : La respuesta de un escéptico
Autor : Benny Peiser
Sección: Coyuntura
Fecha : Febrero 6 de 2006
Al exagerado uso de combustibles fósiles se achaca el crecimiento de dióxido de carbono, supuesto responsable del efecto invernadero.
La respuesta de un escéptico

Mientras la ciencia no esté segura sobre el impacto de las emisiones de gases de invernadero en la atmósfera de la Tierra, se justifica que el público tenga una actitud abierta, sostiene Benny Peiser.

Benny Peiser
Antropólogo social en la Universidad Liverpool John Moores y editor de la Cambridge Conference Network (CCNet).

A menudo oímos la afirmación de que la ciencia del cambio climático está definida, que hay un acuerdo general en que la humanidad está causando en gran parte la reciente tendencia hacia el calentamiento, y que esto culminará en un desastre global si "no se hace nada al respecto". Me permito de entrada declarar que no estoy seguro de que estas rotundas afirmaciones sean exactas.

Sí, en los últimos años hemos hecho grandes progresos en nuestra comprensión de la dinámica del clima. Sí, la mayor parte de los climatólogos están convencidos de que el calentamiento global se debe principalmente a los seres humanos. Y sí, las emisiones de gases de invernadero antropogénicas sin duda tienen un efecto en la temperatura media global. Lo que no sabemos, sin embargo, es qué tanto efecto tienen. Y lo que es más importante, la mayor parte de los investigadores que apoyan la teoría del calentamiento global debido a los humanos no están de ninguna manera de acuerdo en que tendrá como resultado un desastre de gran escala, incluso si se doblan las emisiones de dióxido de carbono.

Existen importantes vacíos en nuestra comprensión del clima de la Tierra. Hace menos de un año, nuevas investigaciones revelaron que no sabemos gran cosa sobre la cantidad de energía solar que absorbe la Tierra o sobre la cantidad que refleja de vuelta al espacio. Y sabemos mucho menos sobre la forma como este proceso afecta la temperatura.

Tampoco entendemos verdaderamente las causas y efectos de la variabilidad solar y la forma como afecta el clima. Sin embargo, la idea de que el Sol, quizás más que los humanos, es el principal motor del clima terrestre, ha estado ganando terreno últimamente. En marzo de 2005, Jan Veizer, uno de los principales científicos de Canadá, publicó una amplia relación de los últimos hallazgos y concluyó que las observaciones empíricas en cualquier escala temporal apuntan a los fenómenos celestes como el principal impulsor del clima, actuando los gases de invernadero solo como potenciales amplificadores. (Véase "Celestial Climate Driver: A Perspective From Four Billion Years of the Carbon Cycle"). Yo no sé si Veizer tiene razón, pero creo que sus conclusiones deben ser cuidadosamente valoradas en lugar de ser desechadas o menospreciadas simplemente porque van contra la corriente.

Como anota David King, la mayoría de los científicos y de las organizaciones científicas apoyan la opinión de que los individuos son culpables del cambio climático

reciente. Sin embargo, este apoyo no es universal. Unas cuantas organizaciones científicas distinguidas -como la Academia de Ciencias Rusa (RAS) o la Asociación Americana de Climatólogos del Estado (AASC)- siguen siendo escépticas.

La Asociación America na de Geólogos del Petróleo (AAPG), una organización internacional con más de 30.000 científicos del mundo, ha rechazado formalmente la opinión de que los factores humanos son los principales motores del calentamiento global. "El clima está cambiando constantemente debido a la variabilidad natural de los procesos de la Tierra. La variabilidad natural del clima durante el tiempo geológico reciente es mayor que los cálculos razonables de los cambios potenciales de los gases de invernadero provocados por los humanos. Como no hay disponible ningún medio para medir la suposición del cambio climático inducido por los humanos y es tan grande el alcance de la variabilidad natural, no hay en este momento ninguna influencia humana perceptible en el clima global".

De igual manera, y según una encuesta reciente de 500 investigadores internacionales del clima, "una cuarta parte de los encuestados todavía dudan que la actividad humana sea responsable de los cambios climáticos más recientes". La forma como los estadistas y el público interesado traten estas dudas e incertidumbres científicas es harina de otro costal. Pero para la salud y el bienestar de la ciencia es vital que la evaluación crítica y el escepticismo no sean desdeñados o sofocados por razones políticas.

Publicado por la Universidad Nacional de Colombia con propósitos pedagógicos y bajo licencia académica de openDemocracy. Traducción de Nicolás Suescún.