FOTO

Foto: Archivo / Unimedios

 

 

Francois Truffaut,
el hombre que amaba el cine

Francois Truffaut es uno de los paradigmas del cine de autor francés, concepto que él ayudó a construir en su época de crítico cinematográfico, oficio que ejerció con pasión y lucidez en los años cincuenta, en la célebre revista especializada Cahiers du Cinéma. En ella defendió la llamada política de autor, planteó que el director de cine que interviene en los diferentes procesos de su obra y que expresa desde su subjetividad crea un estilo y proyecta a través de la plástica cinematográfica su propio mundo, a la manera de un escritor o un pintor, a pesar de que la película es una obra colectiva.

Fernando Ramírez Moreno,
profesor Escuela de Cine y Televisión,
Universidad Nacional de Colombia

Truffaut, como todos los miembros de la llamada Nouvelle Vague, reúne la extraordinaria capacidad de ser al mismo tiempo un teórico del cine y un creador coherente con muchos de sus postulados y los de sus colegas de generación. Para Truffaut, el cine es la vida y la vida es el cine. No entendió el cine como un mero medio de expresión, sino como un fin en sí mismo, pero sobre todo como una experiencia vital y un acto de amor.

Junto con el concepto de cine de autor, fue un exponente importante de cierto realismo cinematográfico defendido por su amigo y maestro André Bazin, que consideraba que el cine, por sus características de medio mecánico que capta la imagen y el movimiento de forma representacional, es el medio del realismo, de la objetividad.

No es, sin embargo, un realismo puramente documental o neorrealista al estilo de los italianos. El suyo es un realismo de historias sencillas, no de grandes gestas; de líricas cotidianas, no de heroísmos épicos, narrados a través de una cámara verista, sin grandes artificios y con un delicado naturalismo en la iluminación, configurado en gran parte con la complicidad del fotógrafo Néstor Almendros.

Truffaut cultivó también la noción de cámara Stylo, que pregonó su otro colega Alexander Astruc, que entendía que la cámara debía tener la capacidad de expresar con sus encuadres, movimientos y composición, tal como un estilógrafo que escribe una palabra. La cámara debe usarse para construir sentidos que expresen en sí mismos y librarse de la dependencia enorme del lenguaje oral o escrito que se encuentra en el guion heredero de la literatura.

Admirador del cine norteamericano, por su ingenuidad y capacidad de narración, escribió varios textos sobre Nicolas Ray, Howard Howks y John Ford, pero sin duda el más célebre fue el escrito sobre Alfred Hitchcok a quien admiraba profundamente. Con todo y que su cine está lleno de referencias y guiños al cine, crea al mismo tiempo un cine muy francés y muy personal, cuyas influencias son huellas borrosas y transformadas.

Los cuatrocientos golpes, Disparen sobre el pianista, El Hombre que amaba las mujeres, La noche americana, El niño salvaje, Julio y Jaime y La mujer de al lado son algunas de las obras de Truffaut, que ha sido uno de los autores más populares de la Nueva Ola, gracias a su estilo fresco, cálido, directo, en el que mira con ternura a sus vacilantes personajes, entre los que el más célebre es Antoin Doinel, interpretado por Jean Pierre Léaud.

Truffaut murió prematuramente a principios de la década del 80 y dejó una prolífica obra cinematográfica y algunos textos importantes sobre cine que han contribuido a redefinir la historia del cine.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright