Los siete aislados correspondientes a la nueva especie fueron obtenidos de muestras de sangre de pacientes colombianos.

Foto: Archivo

 

 

Mycobacterium colombiense.
Nueva bacteria oportunista que ataca individuos infectados por el VIH
y precipita su muerte

La bacterióloga Martha Isabel Murcia Aranguren, profesora y directora del Departamento de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, describe una nueva especie micobacteriana que ataca a los individuos con sida generándoles infección diseminada y, en algunos casos, acelerando su muerte.

Catalina Martelo Martelo,
Unimedios

La especie encontrada es un nuevo miembro del complejo Mycobacterium avium (CMA), componente importante del grupo de las llamadas “Micobacterias no tuberculosas”. Su descubrimiento se produjo durante el trabajo investigativo de la tesis doctoral de la profesora Martha Isabel Murcia –Caracterización molecular de aislados clínicos pertenecientes al complejo Mycobacterium avium (CMA)–, con la que ganó en mayo del 2005 el premio extraordinario de doctorado que concede la Universidad Autónoma de Madrid (España).

El hallazgo resultó de estudiar molecularmente cuarenta y cinco cepas colombianas, y otras tantas españolas, aisladas en su mayoría de pacientes VIH positivos. Al someterlas a pruebas genotípicas, de estudio de ADN y ARN, y a otro tipo de pruebas de laboratorio, se encontró que sus características no correspondían a las características de las otras especies pertenecientes al mismo complejo: Mycobacterium avium, Mycobacterium intracellulare y Mycobacterium chimaerae (especie descrita en el 2004), sino a una nueva bacteria del complejo.

El propósito inicial de la investigación que adelantaba la bacterióloga Murcia era estudiar el complejo Mycobacterium avium. A medida que fue avanzando la caracterización molecular de las cepas, empezó a darse cuenta de que las características de siete cepas estudiadas no correspondían a ninguna de las especies anteriormente indicadas. La prueba final fue unir ADN de las especies existentes con ADN de las siete cepas. Con ello comprobó que se trataba realmente de una nueva especie, perteneciente al complejo analizado, y que era genéticamente más cercana a Mycobacterium avium.

Los siete aislados correspondientes a la nueva especie fueron obtenidos, en su mayoría, de muestras de sangre de pacientes con sida en diferentes hospitales de Bogotá, entre ellos, el Hospital San Juan de Dios, el Hospital Simón Bolívar y el Instituto de Seguros Sociales. Por haberse aislado de pacientes colombianos se le asignó el nombre Mycobacterium colombiense.

Tanto los individuos inmunocompetentes, cuyo sistema inmunológico está sano, como los inmunocomprometidos, entre los que se pueden mencionar los infectados con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y los enfermos de cáncer, que tienen el sistema inmunológico debilitado o destruido, son susceptibles de infectarse con esta micobacteria.

Como pertenece al complejo Mycobactrium avium, se presume que su transmisión va a ser igual a la que se ha postulado para éste: por vía aérea –respiratoria, a través de aerosoles ambientales, partículas microscópicas formadas a partir de tierra, polvo, agua; a través del contacto con animales, plantas, etc., – o por vía oral –al ingerir agua o alimentos contaminados con la bacteria, que se encuentra en el ambiente.

La bacteria coloniza bien sea el tracto respiratorio o el gastrointestinal. Cuando las defensas del huésped disminuyen invade el torrente sanguíneo. Mientras las defensas del individuo no bajen demasiado, la micobacteria puede quedarse en el organismo, sin que pase nada.

La Mycobacterium colombiense es una bacteria oportunista. Ataca al individuo cuando sus defensas están bajas. En una persona sana, la micobacteria puede estar colonizando el organismo sin producir ninguna enfermedad. En los portadores del VIH la bacteria inicialmente puede estar colonizando y puede producir diarreas intermitentes, prolongadas e infecciones pulmonares.

En el curso del VIH, si el individuo no está recibiendo tratamiento múltiple antirretroviral, las defensas van disminuyendo, porque el virus se multiplica aceleradamente. La carga de virus que tiene el individuo es cada vez mayor y al aumentar infecta más células de defensa, las destruye y, como consecuencia, las bacterias oportunistas colonizantes –bacterias que aprovechan esa circunstancia de debilidad del individuo para atacar– se multiplican rápidamente e invade el torrente sanguíneo.

Los pacientes con sida en quienes se aisló Mycobacterium colombiense tenían la micobacteria en la sangre y todos murieron. Frente a esta circunstancia, la científica Murcia explica que “no se pudo comprobar por autopsia que la micobacteria fue la causante directa del fallecimiento, debido a que en nuestro medio no se realiza este tipo de procedimiento en estos pacientes, por falta de elementos de bioseguridad, hecho lamentable que obstaculiza la investigación”. Y asegura que “para poder comprobar la hipótesis de que se trata de un microorganismo patógeno es importante realizar estudios de virulencia in-vitro –en el laboratorio– e in-vivo –en animales de experimentación– que corroboren su virulencia, que es el paso siguiente, y además determinar que antibióticos son efectivos para su tratamiento. También se recomienda hacer un seguimiento periódico de los pacientes VIH/sida positivos para detectar a tiempo la colonización causada por miembros del CMA, y evitar su diseminación. Esta búsqueda debe hacerse mediante cultivo, a partir de diferentes muestras clínicas (sangre, orina, materia fecal, esputo, etc.), pues en estos casos la baciloscopia –examen microscópico directo– pierde especificidad. Los programas de control de VIH y Tuberculosis deben ir de la mano. A todo paciente tuberculoso debe investigársele VIH y a todo paciente VIH positivo debe investigársele tuberculosis y micobacteriosis”.

La relevancia del logro de la doctora Murcia es el hallazgo de un nuevo microorganismo que infecta individuos VIH positivos, ya que contribuye a que científicos de todo el mundo detecten a tiempo infecciones oportunistas en los pacientes con sida que les producen la muerte. Estas investigaciones permitirán hacer un diagnóstico claro, oportuno y certero, que posibilite administrar a tiempo una terapia antimicrobiana apropiada, para ofrecerles a estos pacientes una mejor calidad de vida.

El hallazgo, dice la doctora Murcia, “alerta a la comunidad científica colombiana de la presencia en nuestro medio de nuevas especies oportunistas que atacan a pacientes inmunocompromentidos. Además, induce a investigadores y clínicos del país a elaborar protocolos de estudios más rigurosos, a estudiar los antibióticos apropiados para eliminar estas bacterias oportunistas, pues los diagnósticos basados solo en la baciloscopia en pacientes inmunosuprimidos pueden llevar a tratamientos equivocados, debido a que las micobacterias no tuberculosas son resistentes a los medicamentos antituberculosos”.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright