FOTO

Los escarabajos están en plena acción, devorando maní casi sin detenerse. Estos animales tienen poderes curativos y combaten el asma.

Foto: Unimedios

 

Esta es la larva del escarabajo, más conocido como gorgojo de maní.

Foto: German Amat Garcia

 

Estos escarabajos curan el asma

Investigadores del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia están confirmando que una especie de escarabajo tiene facultades curativas del asma, enfermedad que afecta al cinco por ciento de la población mundial. Se trata del gorgojo de maní y su uso popular fue confirmado entre campesinos del Tolima.

Germán Amat García,
Profesor Asociado del Instituto de Ciencias Naturales

Nathalie Devia Uribe,
Estudiante Departamento de Biología Universidad Nacional de Colombia

Gracias al conocimiento de las comunidades indígenas y campesinas, derivado de las concepciones mitológicas, religiosas, chamánicas, se sabe del uso de insectos contra afecciones respiratorias, renales, hepáticas, estomacales, intestinales, parasitarias, cardíacas, endocrinas, neuronales, circulatorias, dermatológicas, oftalmológicas, del bazo, del páncreas y del sistema respiratorio.

El empleo de los insectos y de algunas sustancias extraídas para fines terapéuticos se conoce desde tiempos remotos. En el siglo XVI a.C. los egipcios documentaron la importancia de los insectos; hace tres mil años la medicina tradicional china ya conocía las bondades curativas del gusano de seda, y un milenio atrás los mayas reconocieron en larvas de moscas las virtudes curativas.

La literatura que da a conocer experiencias del uso terapéutico de insectos en comunidades humanas de América Latina es muy prolífica. En Colombia, sin embargo, no están muy documentadas. Y merecen atención, dada nuestra megadiversidad cultural y entomológica.

Caso especial corresponde al ‘cucarrón del maní’, Palembus dermestoides (Fairmaire), un coleóptero con más de 15 mil especies conocidas en el mundo. Es utilizado por comunidades campesinas de Cundinamarca, Huila y Tolima para el tratamiento específico del asma.

Según estudios recientes (Wahrendorf y Wink, 2006), el asma afecta al cinco por ciento de la población mundial y tiende a aumentar por factores hereditarios y de contaminación. La medicina occidental la trata con broncodilatadores y para casos crónicos con glucocorticoides.

Cuatro cepas de Palembus dermestoides fueron estudiadas por el grupo de investigación Insectos de Colombia del Instituto de Ciencias Naturales, ICN, de la Universidad Nacional de Colombia. De cada cepa se examinaron de 30 a 50 individuos, estados adultos e inmaduros, procedentes de plazas de mercado de algunos municipios del Tolima, Chaparral, Guamo y Ortega. El objeto era determinar y confirmar taxonómicamente la especie empleada y conocer los modos de uso por algunas comunidades campesinas.

Como resultado se conocieron 10 casos exitosos del uso del gorgojo del maní para tratar el asma, en Chaparral, Tolima. Algunas personas son reconocidas localmente por su saber en torno a esta terapia y otros tienen antecedentes de episodios asmáticos en su familia y conservan las cepas sin interés lucrativo.

Palembus dermestoides es originaria de la China. Fue traída a América al parecer por sus virtudes en problemas dermatológicos. El analista de sistemas Rubén Dieminguer promueve en Argentina, a través de internet, el uso del gorgojo. Según él, casi 150 mil personas de ese país consumen el insecto. En Colombia, según las consultas realizadas, desde hace aproximadamente 30 años se emplea el gorgojo del maní para las afecciones asmáticas.

El gorgojo del maní hace parte de un grupo de insectos especializados en invadir los granos ensilados. Almacena sustancias químicas defensivas, alomonas, en la glándula pigidial, cuyas secreciones son una respuesta natural frente a sus depredadores. Allí se encuentran terpenos, ácidos grasos y sus ésteres, además de colesterol y lactonas, en un total de 12 compuestos.

Entre los hidrocarburos, el 1-pentadecano es el componente principal con 360 nanogramos/glándula (Wahrendorf y Wink, 2006). Los hidrocarburos se encuentran normalmente en los fluidos de defensa de los coleópteros y son moléculas transportadoras de las hidroquinonas, que constituyen la fracción bioactiva. Estas sustancias separadas mostraron, en protocolos de experimentación farmacológica, efectos antiinflamatorios.

Un estudio emprendido por el Instituto de Farmacia y Biotecnología de la Universidad de Heidelberg, Alemania, ha proporcionado evidencias para concluir que el uso terapéutico de esta especie tiene bases científicas (Wahrendorf y Wink, 2006). Es muy probable que compuestos similares estén presentes en los líquidos defensivos de Palembus dermestoides, la especie utilizada por los campesinos en Colombia.

La medicina natural derivada del conocimiento y uso de la fauna silvestre forma parte del patrimonio biológico y cultural del país.

 

 

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright