FOTO

Si bien son suficientemente conocidas las consecuencias que deja un sismo de gran magnitud, también es cierto que alrededor del tema se crean muchos mitos y el peso del pánico es enorme. Bogotá fue víctima de un rumor de sismo.

El Tiempo

 

No somos diferentes de Japón

Colombia es una zona de gran influencia sísmica por encontrarse ubicada en el “cinturón de fuego del pacífico”, área conocida por su gran actividad tectónica. “Nosotros no somos diferentes de Japón”, dice el ingeniero Ruge. El país se encuentra sobre tres grandes placas: la de Nazca, la de Suramérica y la del Caribe. Además, según el ingeniero Ruge, el occidente de América es la zona con mayor actividad sísmica del mundo.

 

Con la información técnica disponible en Colombia se puede concluir que en algún momento habrá nuevos terremotos y pueden identificarse las zonas más amenazadas. Una preparación adecuada permitiría reducir los daños, pero jamás podría informarse con exactitud el momento y el lugar en que se producirá un sismo.

 

“Lo que hay que recordar, no para atemorizar, sino para prevenir, es que Colombia es una zona rosada en amenaza sísmica”, concluye Ruge.

 

Otros fenómenos naturales, de la mano de un sismo

Incendios: se originan cuando por causa del sismo hay cortocircuitos, escapes de gas, caída de instalaciones eléctricas o contacto de combustibles con artefactos eléctricos.

 

Deslizamientos: se producen en laderas susceptibles a la inestabilidad, que sucumben al movimiento sísmico.

 

Crecidas repentinas de ríos y quebradas: por causa del terremoto se rompen presas o embalses o los deslizamientos taponan los cauces.

 

Maremotos o tsunamis: se dan porque un fuerte terremoto en el fondo marino produce olas de varios metros de altura. En el caso de Colombia, la zona propensa a este tipo de fenómeno es el Litoral Pacífico.

 

Algo de terminología

Falla geológica: deformación o fractura de las rocas bajo la superficie de la Tierra.

 

Hipocentro: área donde se da la ruptura y se libera la energía.

 

Epicentro: zona donde sale la energía a la superficie.

 

Términos para informar a la comunidad

- Amenaza: es una probabilidad, toda probabilidad debe ser cuantificable, de que se presente un fenómeno potencialmente dañino. En este caso, un sismo.

 

- Vulnerabilidad: lo que le puede pasar a un elemento con respecto al evento.

 

- Riesgo: es el resultado de la amenaza por la vulnerabilidad.

 

Mitos que ponen a temblar

La eventualidad de un fuerte movimiento sísmico en distintas regiones de Colombia y en especial en Bogotá, se ha convertido en un tema cotidiano, del que mucho se habla, pero poco se sabe. De ahí que corran rumores y en ellos aparezcan los mitos. UN Periódico presenta una lista de frecuentes creencias que tienen poco peso científico y bastante arraigo popular.

Magda Páez,
Unimedios

En los últimos meses se ha hablado mucho en Colombia de la posibilidad de que ocurra un terremoto. El tema pone a temblar a más de uno y no faltan los rumores, mitos, miedos y prevenciones. Sin embargo, es imposible negar que la probabilidad de un sismo en el país esté latente, aunque impredecible, como en cualquier lugar del mundo, pues como lo afirma el ingeniero de Ingeominas Gabriel Ruge, “la naturaleza no sabe matemáticas”.

Son muchos los mitos que se tejen alrededor de ciertos temas, generalmente aquellos de los que el ser humano no tiene conocimiento pleno. Ello es común en el caso de los fenómenos naturales, a los que se les dan diferentes interpretaciones según las creencias.

En la situación particular de un terremoto, ante las campañas de prevención y los sismos ocurridos en lugares cercanos al país, existen algunas conjeturas y creencias que atemorizan a gran parte de la población. Los ingenieros de Ingeominas Gabriel Ruge y Fernando Gil descartaron algunas de éstas.

• Mito del terremoto cíclico: hay tendencia a creer que después de un determinado periodo de tiempo siempre temblará. Incluso se habla de maldiciones de sacerdotes o de pronósticos de hechiceros.

Descarte del mito: según Ruge, no es posible predecir el momento preciso en que ocurrirá un terremoto, porque las altas temperaturas de las capas de la tierra no permiten introducir algún aparato de medición.

“Lo que existe es un ‘silencio sísmico’ que alerta sobre la posibilidad de que se presente un terremoto, cuando hace muchos años no sucede un fenómeno de este tipo, como en el caso de Bogotá”, afirma.

“En Japón llevan largo tiempo tratando de predecir los terremotos, pero, pese a la cuantiosa inversión que se ha hecho, aún no es posible”, señala Gil.

• Mito de Monserrate: algunas personas creen y dicen que el cerro de Monserrate es un volcán, que en cualquier momento va a hacer erupción.

Descarte del mito: el ingeniero Ruge dice que Colombia sólo tiene una cordillera volcánica: la Central. Por tanto, queda totalmente descartado que este cerro bogotano sea un volcán.

• Mito de las casas antisísmicas: se pueden construir viviendas que no sufran los efectos de un terremoto, es decir, antisísmicas.

Descarte del mito: no puede existir ninguna vivienda antisísmica, según Ruge, sino casas más o menos sismo-resistentes, porque jamás puede calcularse de qué manera vendrá la onda. Por ende, es imposible evitar totalmente el impacto. Lo que se puede hacer es disminuir su intensidad.

Para ello, según el ingeniero Gil, existen materiales especiales de construcción y unas medidas concretas, que se encuentran en el Código Colombiano de Construcciones Sismorresistentes. Aunque con ellos no se puede detener el sismo, sí se puede reducir su impacto.

• Mito de la imposibilidad de que Bogotá sea epicentro de un terremoto: se dice que Bogotá no está sobre ninguna falla geológica y que, por tanto, sólo se sentirán efectos de terremotos de otras zonas.

Descarte del mito: Bogotá, según Ruge, se encuentra sobre la denominada ‘Falla Bogotá’, que va del sur, Huila, hacia el norte y atraviesa parte de la Sabana.

• Mito de los sismos “tragaviviendas”: Durante un terremoto la tierra suele abrirse y cerrarse, y se traga barrios o localidades enteras.

Descarte del mito: según Ingeominas, cuando ocurre un terremoto, el movimiento del suelo produce un gran ruido. Aunque la tierra puede agrietarse o sufrir hundimientos, no es cierto que se abra y se cierre ‘tragando’ barrios enteros.

• Mito del terremoto asesino: las vibraciones del suelo son las que terminan matando a las personas que sufren el sismo.

Descarte del mito: según las publicaciones de Ingeominas, las vibraciones del suelo provocadas por los terremotos no matan, son las construcciones mal hechas las que causan la pérdida de vidas humanas.

Peso de la cultura

Todas las conjeturas contribuyen a intensificar el temor de la población que, en lugar de prevenirse y prepararse para eventos de este tipo, entra en pánico y no desarrolla ninguna respuesta ni individual, ni colectiva ni estatal frente a un eventual sismo.

Sin embargo, otros factores culturales influyen en la actitud de la población, como las convicciones o el legado de los antepasados.

“La gente está muy arraigada a sus creencias y a su tierra. Esta es una cuestión cultural que sólo se logra cambiar mediante un proceso de campañas”, dice el ingeniero Gil. Muchas personas, agrega, dicen: “me arriesgo, porque mi abuelo siempre vivió aquí y no le pasó nada”. Otras, según Ruge, simplemente creen que porque se producen alertas y no sucede nada no deben acudir al llamado de las autoridades competentes.No obstante, “existe un mapa de amenaza sísmica, fruto de un estudio realizado en todo el país, pero, de insistir en la incredulidad, nos va a pasar como al pastorcito mentiroso: va a llegar el lobo y no vamos a estar preparados para enfrentarlo”.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright