FOTO

La presión de los grupos armados ilegales ha afectado las condiciones de vida de los campesinos colombianos y hace más difícil el desarrollo de esta área de la economía.

Unimedios

 

 

El campo colombiano: 2007–2008

¿Se redujo el desempleo rural? ¿Aumentó la producción de alimentos? El Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, hace un balance del campo colombiano durante este año y lo que le espera en el siguiente.

Andrés Felipe Arias,
Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

 

Cuando un campesino pierde la posibilidad de trabajar la tierra o pierde su empleo se desata un drama muy fuerte para él, para su familia y para todos los colombianos. Ese campesino pierde sus ingresos. En consecuencia, queda sin recursos para comprar el mercado semanal para él y su familia. Queda sin un peso para comprar una droga si un hijo se enferma. Sufre intensamente. Sufre su señora y sufren sus hijos.

Ahí no termina el problema. Ese campesino se ve obligado a deambular por el país y buscar alguna fuente de ingreso. En ocasiones llega a la ciudad a mendigar. En ocasiones cae en la tentación de sembrar coca. En ocasiones, y por unos pocos pesos, termina cediendo sus hijos al reclutamiento forzado de los grupos narcoterroristas. En cualquier caso, se agudiza la desigualdad social, aumenta la pobreza y se fortalece el terrorismo. Todos los colombianos perdemos.

Por eso todos los días el Ministerio de Agricultura trabaja para mejorar el ingreso y el nivel de vida de los campesinos colombianos. En la búsqueda de este objetivo, un resultado muy importante de este año fue la aprobación de la Ley Agro Ingreso Seguro, AIS. Esta Ley obliga a que cada año el Gobierno invierta 500 millardos de pesos en programas de apoyo y productividad para los campesinos colombianos.

Bajo el programa AIS se han otorgado créditos blandos a los productores del campo por 350 millardos de pesos. Son tan blandos que un productor paga un equivalente en intereses inferior a 5.500 pesos mensuales por cada millón de pesos que recibe. El plazo para pagar puede ir hasta 15 años. Con ese crédito, el campesino puede invertir en infraestructura, en equipos, en maquinaria, en nuevas tecnologías y en cultivos con enorme potencial (palma, cacao, caucho, frutales y muchos otros). Si un campesino recibe recursos baratos para sembrar y producir con eficiencia, entonces nunca abandonará su finca.

Con el programa AIS también estamos construyendo 115 proyectos de riego en 17 departamentos del país. Gracias a esto, siete mil familias del campo tendrán la posibilidad de regar con agua sus cultivos. Esto les permitirá sembrar durante los veranos y, por lo tanto, sacar producto a muy buenos precios. Obtendrán mejores ingresos por sus cosechas.

Otra herramienta muy importante para mejorar el nivel de vida de nuestro campesinado es la investigación en ciencia y tecnología, siempre y cuando esté orientada a encontrar técnicas para hacer mucho más rentable la finca de cualquier productor. Ahora bien, este año hemos dado un vuelco total a los programas de ciencia y tecnología. Por un lado, el incremento en los recursos es histórico: 244 millardos de pesos que financian 257 investigaciones. Por otro lado, los recursos se asignaron a través de concursos, para evitar que quedaran concentrados en pocas manos. De hecho, las investigaciones se están haciendo con 48 universidades y centros de investigación en 28 departamentos del país.

En el 2007 también terminamos de limpiar la casa por dentro. Por muchos años, las instituciones del sector agropecuario se descomponían en medio de desgreño administrativo, ineficiencia, mal servicio y, en algunos casos, corrupción. Esto es deplorable para cualquier campesino que necesita de las entidades del Estado. En realidad es deplorable para cualquier colombiano, porque a ninguno nos gusta que nuestros impuestos se administren con semejante nivel de desgreño y corrupción.

Afortunadamente, pudimos introducir en todas las entidades del sector agropecuario rigurosos principios de austeridad, transparencia y gerencia. Inclusive, en este año, por primera vez en la historia, la Contraloría General de la República emitió una opinión limpia sobre los estados contables del Ministerio de Agricultura. Más aún, para finales de este año el Ministerio obtendrá la certificación de calidad para todos sus procesos. Además, todos los recursos del Ministerio se están asignando a través de convocatorias abiertas, públicas y transparentes, lo cual es fundamental para evitar politiquería, roscas e intermediarios a la hora de entregar recursos públicos.

Todos estos esfuerzos están dando muy buenos resultados. En efecto, hoy nuestro campo es más productivo. Tanto así que al finalizar el 2007 habremos alcanzado una producción histórica de 25 millones de toneladas de alimentos, lo que consolida la seguridad alimentaria del pueblo colombiano. Además, el país ha incrementado su producción de biocombustibles, lo cual abre mercados y genera mayores ingresos para nuestros agricultores. Gracias a todo esto, el desempleo rural ha bajado significativamente. Las últimas cifras muestran que la tasa de desempleo rural pasó de 10%, en el tercer trimestre del año pasado, a 8%, en el tercer trimestre de este año.

Sin embargo, mientras existan desempleo y pobreza en el campo colombiano, nosotros no cesaremos de trabajar día y noche. Nuestro propósito es mejorar hasta donde sea posible el nivel de vida de los productores del campo. En realidad, lo que buscamos es lograr un campo próspero y seguro, para mejorar el nivel de vida de todos los colombianos

Por esta razón, en el 2008 el trabajo continuará. Por ejemplo, en enero abriremos una convocatoria de Agro Ingreso Seguro por 70 millardos de pesos, para incentivar sistemas de riego. En mayo abriremos una convocatoria similar por 80 millardos. Con estos 150 millardos aspiramos a que 30 mil familias campesinas rieguen con agua sus cultivos y obtengan un mayor ingreso por su cosecha.

Desde enero estarán disponibles otros 400 millardos de pesos en créditos blandos de Agro Ingreso Seguro. Estos recursos permitirán que los productores del campo colombiano continúen sembrando cultivos rentables, invirtiendo en la productividad de sus fincas y obteniendo mayores ingresos por sus cosechas.

La inversión en ciencia y tecnología continuará en el 2008. Con Agro Ingreso Seguro podremos apalancar programas de investigación por 200 millardos de pesos. Todas las universidades podrán participar. De nuevo, esto nos ayudará a encontrar técnicas para que nuestros campesinos produzcan con menores costos, con mayor eficiencia y, al final de su cosecha, obtengan mayores ingresos.

En el 2008 también impulsaremos un nuevo programa para que los campesinos que hoy deambulan por Colombia sin un lugar para vivir y sembrar puedan tener su propia finca. El programa consiste en dos convocatorias que se abrirán desde principios de año. La primera, por 40 millardos, está orientada exclusivamente a familias desplazadas por la amenaza narcoterrorista. La segunda, por 20 millardos, está orientada a los demás campesinos. Lo interesante es que estos recursos se entregarán no sólo para que las familias compren una finca, sino también para que tengan un capital semilla y puedan comenzar a trabajar su tierra.

Con todos estos esfuerzos el sector agropecuario colombiano continuará generando empleo y alimentos para los colombianos. En el 2008 llegaremos a 4,8 millones de hectáreas de agricultura lícita. Con ello, y gracias a los incrementos en productividad agropecuaria, en el 2008 el país producirá un nuevo récord de 26 millones de toneladas de alimentos. Y, además, el país continuará consolidándose como potencia productora de biocombustibles.

En consecuencia, el desempleo y la pobreza rural, nuestras mayores preocupaciones, continuarán reduciéndose. Todo apunta a que el año entrante la tasa de desempleo rural se ubicará por debajo de 8%. Adicionalmente, para el 2010 se habrán generado 680.000 nuevos puestos de trabajo en el campo y la tasa de desempleo rural estará por debajo del 7%.

Nuestra meta es que todos los colombianos sientan que en el Ministerio de Agricultura encuentran una entidad amigable, abierta, austera, transparente y muy eficiente. Una entidad cuya única misión es mejorar el nivel de vida de la gente.

 

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright