Con este tipo de robot, Colombia busca que no se importe tecnología, sino que sea el país mismo el que la produzca. Aún hay mucho camino por recorrer en este sentido, pues los presupuestos destinados a la ciencia son pequeños.

Christian Plazas / Unimedios

 

Gobierno aumentaría inversión en ciencia y tecnología a 1% del PIB

El Presidente Álvaro Uribe, durante su visita al Jardín Botánico de la UN, en San Andrés, habló de ciencia, tecnología e innovación y afirmó que el Gobierno quiere aumentar su inversión en este tema al 1% del PIB.

“El país en algún momento llegó a tener un 0,6% del PIB aplicado a ciencia y tecnología. Esto se cayó a 0,22%. El Gobierno quiere aproximarse al 1% del PIB, que hoy suma tres billones y medio. Ahí hay un contraste: un gran salto, un gran esfuerzo fiscal, pero aún insuficiente”, señaló Uribe.

Sin embargo, el Presidente se mostró optimista, pues aseguró que ve mucha confianza inversionista en Colombia y que todo el mundo tiene que ayudar a invertir en ciencia y tecnología en el país, porque hay estímulos.

Así mismo, afirmó que, cuando se han comparado los presupuestos de ciencia del país con otros países, nunca se ha destacado que en Colombia haya una gran productividad en esta materia. “Con muy poquita plata, el país ha hecho mucho en ciencia e investigación”, expresó.

Uribe también dijo que desde las universidades se está haciendo un gran esfuerzo para preparar a los estudiantes como investigadores, líderes en el tema de ciencia, tecnología e innovación.

“El promedio de estudiantes de doctorado en las universidades públicas colombianas ha crecido enormemente. Y ahora introdujimos otro factor para ayudar: créditos del Icetex orientados hacia allá. Ya empieza a haber un porcentaje creciente, apoyando estudios de doctorado”, señaló el Presidente.

De igual forma, dijo que para que las gestiones en esta materia pasen a ser políticas de Estado y no sólo de gobiernos es vital la conciencia de las nuevas generaciones. “A través de ello se puede lograr que el tema no se abandone”

 

 

Ciencia y tecnología, bases esenciales para la competitividad

La Senadora Martha Lucía Ramírez es una de las figuras políticas que más se ha preocupado por el tema de la ciencia y la tecnología como factores de desarrollo del país. En este artículo, ella explica cómo Colombia posee abundantes recursos naturales, pero no tiene el conocimiento para aumentar la eficiencia en su uso.

Martha Lucía Ramírez,
Senadora de la República

El desarrollo de la competitividad es un proceso que ha avanzado lentamente en el país, y a pesar de los grandes esfuerzos iniciados en los 90’s y a la política de productividad y competitividad a 10 años que diseñamos en 1998, nos encontramos con una Colombia aún muy rezagada de otros países.

El último índice de competitividad para el año 2007-2008 del Foro Económico Mundial ubica a Colombia en el puesto 69 entre 131 naciones estudiadas. Las bajas calificaciones en competitividad han sido por la política insuficiente en ciencia, tecnología e innovación, bajo rendimiento por el nivel de infraestructura, mediocre desempeño de las instituciones, baja sofisticación en los negocios y baja eficiencia en el mercado de bienes y en el mercado laboral.

Cuando hablamos de competitividad, necesariamente tenemos que hacer referencia a la productividad, entendiendo por ella la producción de bienes y servicios con menos recursos, menos tiempo y menos esfuerzo.

Aunque somos un país con abundantes recursos naturales, el factor principal de crecimiento y prosperidad no radica sólo en la abundancia, sino principalmente en el conocimiento, que traducido a desarrollo de tecnologías aplicables facilita la dinamización de los factores productivos para aumentar la eficiencia en el uso de los recursos disponibles. La mitad del crecimiento económico de los países desarrollados puede explicarse con base al desempeño y uso de sus tecnologías y conocimiento.

No mejora
En el último informe especializado del Foro Económico Mundial sobre Ciencia Tecnología e Innovación publicado en el 2006, Colombia ha desmejorado, obteniendo los siguientes resultados en materia de ciencia, tecnología e innovación: en el índice de preparación de la nación para disfrutar de los beneficios de las tecnologías de información y comunicación, Colombia obtuvo el puesto 64 entre 125 países, perdiendo cinco posiciones en la clasificación general. En el índice de crecimiento en competitividad, descendió seis posiciones en el periodo, pasando del puesto 51 al 57.

Es desolador el desempeño en competitividad del país en cuanto al subíndice de tecnología que compone el índice de crecimiento en competitividad. Colombia ha descendido 18 posiciones desde el 2001 hasta el 2005 en dicho subíndice, y ello ha repercutido en la pérdida de 15 puestos en el ranking general entre el 2003 y el 2005.

El panorama actual de nuestra competitividad obedece a las decisiones de política que se han tomado en materia de ciencia y tecnología. Mientras países como Israel, Suecia y Corea invierten alrededor del 4% del PIB, en Colombia este porcentaje apenas alcanza el 0.37%. Entre 1995 y 2000 se disminuyó el presupuesto en investigación y desarrollo de tecnología a Colciencias. Del 2001 en adelante se ha aumentado el presupuesto en forma insuficiente, afectando el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Hace 20 años Colombia y Corea eran países de desarrollo comparable. Sin embargo, Corea, gracias a la inversión constante en ciencia y tecnología, ha logrado superar en más de ocho veces a la economía colombiana.

Pese a que desde el año 1999 insistimos desde el Ministerio de Comercio Exterior en dar una institucionalidad al sistema creando una red de ciencia y tecnología en la que participaran el sector público, el sector privado, la comunidad científica y la academia, como un concepto sistémico, es claro que nuestro país aún no ha logrado un avance suficiente en la materia, ni se le ha dado la importancia que merece para el desarrollo productivo de la nación. Ni el sector público ni el privado han estado a la altura de este reto. El sector empresarial no ha mostrado mayor interés en la investigación y la innovación, el gobierno no ha estimulado tampoco dicha inversión privada ni ha invertido los suficientes recursos públicos. Tampoco se ha dado suficiente vinculación y coordinación entre la universidad y el aparato productivo del país.

Colombia necesita una política clara y estable de ciencia, tecnología e innovación que le permita asegurar el éxito económico y permitir que los beneficios del desarrollo y el progreso sean para todos.

Por ello, junto con el Representante Jaime Restrepo, hemos presentado un proyecto de ley que fortalece la institucionalidad, diseña un sistema coordinado de ciencia tecnología e innovación y asigna claras fuentes de recursos para invertir en esta materia.

El país debe entender que el paso hacia una sociedad del conocimiento, basada en la innovación científica y la tecnología no puede esperar, y que necesitamos diseñar políticas públicas de largo aliento que promuevan y prioricen las estrategias en esta materia para generar mayor riqueza, bienestar, prosperidad y desarrollo.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright