Esta radiografía muestra la medición con el Ángulo Centro Borde de Amador, que permite identificar la displasia de cadera en niños menores de 6 meses. El punto A es el verdadero centro de la cabeza femoral.

Archivo particular

 

 

 

Nueva medición de displasia
de cadera

Una nueva medida para la detección temprana de la displasia de cadera en niños, fue elaborada por un profesor del Grupo de Investigación de la Unidad de Ortopedia y Traumatología de la UN. Con ello, se puede iniciar el tratamiento desde los primeros meses de vida del bebé.

Magda Páez Torres,
Unimedios

A través de la ubicación del centro de la cadera, el profesor de la UN, José Armando Amador, elaboró una nueva medida que permite la detección temprana de la displasia de cadera en niños.

La displasia de cadera se produce cuando la cabeza del hueso del fémur y la cavidad de la pelvis donde éste se aloja, no se acoplan de una forma correcta. En Colombia, entre el 2 y el 5 por ciento de la población infantil presenta esta complicación.

Las dos medidas más usadas por los profesionales de la salud para identificar este problema, son el Índice Acetabular y el Ángulo Centro Borde de Wiberg. No obstante, según el ortopedista Amador, estas pueden dar lugar a imprecisiones en el diagnóstico y, por ende, en el tratamiento. Es en ese momento cuando aumentan los casos de pacientes no tratados o sobretratados.

Una de las mediciones más utilizadas, y que mayor información brinda, afirmaron los investigadores, es Ángulo Centro Borde de Wiberg. Sin embargo, no se aplica en menores de seis meses, por la dificultad de establecer cuál es el verdadero centro de la cabeza femoral en esta población, debido a la osificación incompleta.

En el caso del Índice Acetabular, éste brinda menos información que la nueva medida elaborada por el profesor Amador.

Carlos Ospina* es un menor que nació con displasia de cadera. Sin embargo, al hacer la medición con el Índice Acetabular, no se detectó el problema. Por tanto, no se realizó el tratamiento correspondiente y a los tres años tuvieron que someterlo a cirugía para contrarrestar la complicación.

Cuando se realizó la evaluación con la nueva medida llamada Centro Borde de Amador, en honor a su autor, se encontró que, efectivamente, el diagnóstico del menor se había hecho mal, pero ya era tarde para iniciar el tratamiento.

La clave: el centro de la cadera

Para elaborar esta medida el Grupo de Investigación de la Unidad de Ortopedia ha venido desarrollando varias fases. En la primera, se trabajó con 36 cabezas femorales de cuerpos de niños de 3 meses a 4 años, que se encontraban en Instituto Nacional de Medicina Legal.

La dinámica fue disecar los cadáveres, cortar por la mitad las cabezas femorales y empezar a medir para identificar el centro de éstas, en especial, se tomó como referencia niños que no habían completado la osificación o cuando el centro no era visible radiológicamente.

En la segunda fase se realizó un estudio de correlación de estos hallazgos con radiografías, diseñando un método práctico para aplicar la medida del Ángulo Centro Borde de Amador.

Y en la tercera etapa se llevó a cabo una evaluación de concordancia tomando como referencia radiografías de caderas de niños, con esta nueva medida. Los resultados fueron analizados por cuatro observadores independientes, diferentes a los autores, quienes repitieron la valoración a los dos meses.

Actualmente, se trabaja en la cuarta fase en la cual se establecerán los valores normales para la población colombiana, tanto del Ángulo Centro Borde de Amador como del Índice Acetabular, cuyos resultados estarán disponibles en cerca de 18 meses.

Este proceso permitió encontrar el centro de la cadera, que antes se decía de manera errada que se ubicaba en la parte superior. Así se logró elaborar un patrón más preciso. “Al ver las radiografías, se notaba que ese no era el centro. La forma en que se aplicaba la medida era incorrecta”, afirmó Amador.

La mayor importancia del hallazgo, según José Fernando Galván, coordinador del grupo de investigación, es que se va a poder usar en niños menores de seis meses, lo que no era posible con el Ángulo de Wiberg, porque tenía errores en su aplicación.

Esta nueva medida además permitirá apoyar un diagnostico temprano y, por tanto, un tratamiento oportuno.

Nueva medida ya está en uso

En la actualidad, la mayoría de ortopedistas y radiólogos egresados de la Universidad Nacional de Colombia, usa la medida que, según Amador, tiene más valor y puede brindar mayor información que el Índice Acetabular. “Estamos en proceso de difusión a nivel universal, porque no sólo Colombia, sino también el mundo, presenta el error”, expresó el ortopedista.

No obstante, los investigadores manifestaron que el Ángulo Centro Borde de Amador puede ser una medida reproducible y complementaria del Índice Acetabular en la evaluación de los niños menores de cinco años e, incluso, en los menores de seis meses, en quienes aún no se ha osificado el núcleo de la cabeza femoral.

¿Por qué tratar la displasia de cadera?

Si la displasia de cadera no se trata a tiempo puede generar problemas de artrosis en los adultos, debido a que el peso del cuerpo, al caminar, se soporta sobre un área más pequeña. Esto provoca un daño en el cartílago.

“Es como si en vez de haber diez hombres soportando el peso, hubiera sólo cinco. Por tanto, éstos se van a cansar y el cartílago va a terminar dañándose progresivamente, dando más adelante síntomas que se inician por dolor y limitación”, explicó Galván.

Por ello, en los casos severos, las personas, aproximadamente a los 30 años, empiezan a sufrir dolor, cojera y limitación funcional, entre otras complicaciones. En ese momento es cuando se hace necesario hacer reemplazo de cadera.

Por eso, la importancia de empezar un tratamiento con los bebés que presenten la complicación. En ello radica el aporte de la nueva medida: el Centro Borde de Amador. A través de otro estudio del grupo de investigación se encontró que los niños prematuros son más propensos a sufrir displasia de cadera. El 19,7% del grupo estudiado presentó este problema.

La displasia de cadera se asocia con diversos factores como el sexo del menor, es decir, las niñas tienen mayores probabilidades de padecerla. Así mismo influyen, el primer embarazo, antecedentes familiares (hereditario) y que el niño se encuentre de pie o sentado en el vientre, entre otros.

El tratamiento debe emprenderse con niños menores de seis meses idealmente, cuando el tiempo potencial de desarrollo es mayor, lo que facilita que se pueda moldear la cadera. Después, se hace necesario apelar, en muchos casos, a la cirugía.

*El nombre ha sido cambiado.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright