David Ben-Gurion leyendo la Declaración de Independencia el 14 de Mayo de 1948 en Tel Aviv.

AFP

 

.

 

60 años de la creación del Estado de Israel

Al cumplirse 60 años de la creación del Estado de Israel, los conflictos suscitados en la región siguen latentes y, a pesar de los esfuerzos de la Comunidad Internacional por conseguir una paz sostenible, nuevas formas de violencia demuestran una profundización de las disputas. Este panorama tiene raíces mucho más allá de la aparición de los primeros Estados propiamente dichos.

Miguel Silva Moyano,
Unimedios

El 14 de mayo de 1948, en la ciudad de Tel Aviv, el líder sionista David Ben–Gurion proclamó la creación del Estado de Israel en territorio palestino. Este acto fue avalado por las potencias que resultaron vencedoras en la Segunda Guerra Mundial, a través de un visto bueno de la recién creada Organización de las Naciones Unidas.

Gran parte de la creación del actual Estado de Israel se le atribuye al papel que jugó el sionismo a finales del Siglo XIX, personificado en su promotor, el periodista y escritor de origen austrohúngaro Theodoro Herzl.

Como gran parte del pensamiento occidental construido en la Europa decimonónica, el sionismo surge como una ideología política con un fuerte contenido nacionalista, cuya pretensión fundamental sería la del establecimiento de un Estado para los judíos, sobre la aspiración de reconstruir el antiguo reino de Israel.

La concreción de este deseo sigue latente entre las versiones más radicales del judaísmo a través de dos elementos: la reconstrucción del Templo de Jerusalén y la ‘soberanía’ sobre la tierra prometida. Para el analista Marcos Peckel, “las sectas más extremistas del judaísmo hablan de reconstruir el tercer templo, lo cual implicaría la destrucción de la mezquita de Al–Aqsa”, que los Omeyas terminaron de construir en el 710 D.C. sobre las ruinas del templo de Jerusalén.

Para la internacionalista María Teresa Haya, la creación del Estado de Israel contemporáneo, “cierra un ciclo pero abre uno nuevo, que es lo que estamos viviendo ahora en el conflicto del Medio Oriente”. El ciclo que se cierra es el de los reclamos de los judíos por obtener básicamente dos cosas: una representatividad real en el Sistema Internacional y la recuperación del territorio del cual fueron expulsados por los romanos. El ciclo que se abre es el de las disputas con el mundo islámico, que en sus versiones más extremistas, han elaborado discursos alrededor de una supuesta humillación y ofensa, vinculadas a concepciones sobre lo sagrado del territorio, con fuertes incidencias en la práctica. “La creación de Estado (de Israel) era la manera de recuperar el territorio, podría uno decir desde la religión judía, para eventualmente reconstruir el templo, que es lo importante para ellos, más que cualquier otra cosa”, afirma María Teresa Haya.

¿Disputa territorial?

Es indiscutible la gran relevancia histórica que tiene la creación del Estado de Israel para el Siglo XX. Según Haya, profesora de la Universidad Externado de Colombia, la creación del Estado de Israel “le da un propósito a las Naciones Unidas y a su creación en el Sistema Internacional”. Pero también ha configurado la historia del Siglo XXI y ha determinado la conflictividad del cambio del siglo; no se puede afirmar hoy por hoy, que el conflicto en la región de Palestina se circunscribe a un territorio determinado.

Más allá de eso, los discursos fundamentalistas han encontrado eco en diversos rincones del planeta, y sumado al liderazgo creciente de Irán en el mundo islámico, han determinado el conflicto religioso como prioritario en las agendas internacionales. El vínculo entre el fundamentalismo y el terrorismo hizo que las disputas palestinas tengan relación directa con la seguridad mundial.

¿Borrar del mapa a Israel?

Desde su creación, el Estado de Israel ha afrontado amenazas contra su integridad territorial y contra su propia existencia; vale recordar que el 15 de Mayo de 1948, tan solo un día después de que Ben–Gurion proclamara la creación del Estado, y al tiempo que Estados Unidos y la Unión Soviética reconocían su legitimidad, Israel tuvo que hacer frente a un ataque multilateral llevado a cabo por sus vecinos: Irak, Siria, Líbano, Egipto y Jordania. Sorprendentemente, Israel logró repeler el ataque y obtener territorios árabes. Pero el conflicto no se superó y durante estos 60 años, Israel ha tenido que enfrentar varias guerras y grandes desafíos a su existencia e integridad territorial.

El establecimiento del Estado de Israel en los llamados territorios palestinos, luego de la retirada de Gran Bretaña, es visto por muchos árabes como ‘La Gran Tragedia’ o Nakba, que se agravó en 1967 tras la conquista de la ciudad de Jerusalén, de gran importancia simbólica para las tres grandes religiones monoteístas occidentales: Judaísmo, Cristianismo e Islam.

Desde su llegada a la presidencia de Irán, Mah-mud Ahmadineyad ha insistido en el llamado a “borrar del mapa” al Estado de Israel. Esta es la más clara amenaza ‘tradicional’ a la que se enfrenta Israel en el contexto contemporáneo. En cuanto a las implicaciones, la analista María Teresa Haya afirma que “Irán, si bien sostiene que hay que desparecer a Israel de la faz de la tierra, por otra parte, es un Estado pragmático que más que usar las armas nucleares en contra de Israel las va a utilizar como un medio de disuasión en contra de Estados Unidos e Israel, para mantener una cierta hegemonía en la zona”.

En este mismo sentido, el profesor Marcos Peckel afirma que los judíos han aprendido que “las amenazas hay que tomarlas en serio; los judíos aprendieron a través de la historia que todas las amenazas finalmente se convirtieron en realidad, desde Hitler, que en 1925 escribió ‘Mi Lucha’ y dijo que a los judíos hay que erradicarlos de la faz de la tierra y quince años después lo estuvo haciendo”.

Si se le mira desde una perspectiva amplia, el Estado de Israel es una construcción absolutamente reciente. Sin embargo, por la particularidad de haberse configurado al fragor de la guerra (4 guerras convencionales en 60 años), Israel ha ganado un papel preponderante en el Sistema Internacional, y su estabilidad se perfila como la garantía de su supervivencia en un ambiente hostil.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright