El fotógrafo español Chema Madoz en su más reciente visita a Colombia en abril de 2008.

Unimedios

 

 

Flashazos con Chema Madoz

En su primera visita a Colombia, el fotógrafo español, considerado como uno de los íconos de esta disciplina en Europa, contó detalles sobre su vida profesional. Unimedios habló con él en su breve paso por la Universidad Nacional de Colombia.

José Luis Barragán Duarte,
Unimedios

La prensa especializada no ahorra calificativos para exaltar la obra del fotógrafo español José María Rodríguez Madoz, conocido como Chema Madoz. Un par de ejemplos así lo confirman:

Alberto Ruiz de Samaniego, ABC Cultural: “Madoz, nuevo rey Midas, pretende, mediante su ojo ingente (que no ingenuo), convertir y, por lo tanto, salvar por el arte, todo lo que mira”

Miguel Fernández–Cid, Diario 16 Cultura: “La idea supera al objeto. Incluso podría decirse que Chema Madoz, a diferencia de Granell o Brossa, trabaja más desde la idea, desde el pensamiento, desde lo intangible, que desde lo físico y objetual”.

La gente del común, la que en algún momento ha estado en contacto con su trabajo, tampoco ahorra palabras para alabarlo:

“Conocí la obra de Madoz en Río de Janeiro. Jamás vi un trabajo tan genial. La más perfecta unión de la belleza estética con la sagacidad visual. ¡Increíble!”: Publio Furbino (Brasil).

“Cuando por primera vez vi sus trabajos pensé que era bendecido por Dios. Su arte está fuera de las tendencias de hoy. La excelencia puede definir sus trabajos. Es genio como Da Vinci y Mozart”: Selmin Demirok (Turquía)

Con estos elogios, parecidos a los que muestran las producciones cinematográficas antes de llegar al país, pero sin la parafernalia publicitaria del séptimo arte, Madoz visitó por primera vez a Colombia.

En una de las pocas charlas que ofreció, ante estudiantes y profesores de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, mostró una retrospectiva del trabajo que lo ha encumbrado como uno de los íconos de la fotografía europea y al que muchos han comparado con el mítico francés Henri Cartier–Bresson.

A diferencia de Cartier–Bresson, el considerado padre del publirreportaje, Madoz ve un mundo en blanco y negro, donde los objetos animados o inanimados, como una escalera, un zapato o una flor, son los protagonistas. Aprender a ver los hechos como son y no como se muestran es una visión que forjó y fue influenciada por el trabajo de los fotógrafos estadounidenses Ralph Gibson y Duane Michaels.

“El uso del lenguaje te permite dotar de un cierto sentido a esas construcciones y esas imágenes que, en cierta forma, lo que pueden lograr es una fractura con esa idea de realidad que habitualmente nos rodea y que, a primera vista, aparece como algo gris”, aseguró Madoz.

Aunque muestra una modestia a prueba de balas que le impide profundizar en temas como su aporte a la fotografía, Madoz echó una rápida mirada a la actualidad del oficio de plasmar la realidad en fotos, a la contribución de las nuevas tecnologías en el desarrollo del oficio y al aporte de la educación en las nuevas generaciones de fotógrafos.

El hoy
de la fotografía

Madoz confiesa no saber de hacia dónde va la fotografía y acepta que le gustaría poder tener la respuesta a este interrogante. Sin embargo, afirma que el hoy del oficio está condicionado por la multiplicidad de vertientes que lo nutren y a las que llama “modas”.

“Hay corrientes muy dispares y diversas en el trabajo de los fotógrafos. Visto desde la perspectiva local de España veo que no están trabajando sobre unas líneas maestras. Hay unas modas a las que algunos fotógrafos se pueden ajustar. Sin embargo, la generalidad es que cada uno trabaja desde universos propios y personales”, comentó el reconocido fotógrafo español.

Indicó que cada temporada surgen nuevas tendencias o reaparecen otras hacia las que se dirigen los focos de las cámaras. Enumeró algunas de las que han predominado últimamente, como los espacios fríos y neutros, pero que no han durado más allá de tres años.

“Al final, son modas que se alimentan de trabajos que ya se habían realizado en algún otro momento. No sé si es adecuada la comparación pero los trabajos arquitectónicos, con su mirada tan definida, marcaron tendencias como la objetividad, de hace años, que hoy aparece como una nueva propuesta que se lava la cara”, sostuvo Madoz.

Los nuevos medios

Para Chema Madoz, la fotografía vive una relación de continua retroalimentación con los nuevos medios, como la Internet y la multimedia, al igual que la experimentada, en épocas anteriores, con los impresos.

“Todo tipo de información gráfica siempre ha tenido un peso importante en el uso de la creación fotográfica. De alguna manera, la fotografía, evidentemente, ayuda a todos esos medios, pero a su vez también se retroalimenta de ellos”, explicó.

El principal cambio, según el español, se ha presentado en la Internet y tiene que ver con el mayor número de fotografías publicadas: “Lo que ha aumentado, desde mi punto de vista, es ese aluvión de imágenes. Hay esa situación como de maremágnum y de confusión”.

Este hecho, sin embargo, no es un problema. Madoz lo interpreta en doble sentido. De una parte, lo ve como algo que “termina enriqueciendo cualquier expresión visual”. Por el otro lado, lo entiende como una acción “o criba de limpieza de la basura que pueda existir”.

En otro ámbito de la modernidad, Madoz destacó los beneficios que han traído los avances de la tecnología, pero expresó su contrariedad por su inadecuado uso. Así mismo, señaló los peligros que conlleva mantener estas conductas.

“Lo que pasa muchas veces es el dejarte arrastrar por la propia facilidad del medio. Luego hay un componente, casi cercano, de fuegos artificiales en los que puedes manipular la imagen con la tecnología digital en la misma medida que lo puede hacer un dibujante de comics y así crear una realidad absolutamente ficticia o paralela”, advirtió.

Hay más formación

Como en un calco de la realidad colombiana, Madoz comentó que en sus inicios, en la década de los ochenta, la actividad fotográfica era desempeñada por personas con más entusiasmo que conocimiento.

Según relata, el único requisito para desempeñarse en la actividad era el deseo de escudriñar las máquinas de retratar. Resalta que hoy, en cambio, la situación ha dado un giro total y la capacitación entró a hacer parte de la razón de ser del fotógrafo.

“La educación juega un papel básico porque, en definitiva, lo que estás teniendo es la posibilidad de enfrentar y de poner en manos de los alumnos una tecnología mínima y necesaria. También es el acercamiento al conocimiento de esos lenguajes”, dijo Madoz.

“Las cosas han cambiado”. El fotógrafo ibérico contó que hace más de veinte años una escuela privada era la que daba las herramientas para que los madrileños sin empleo lo encontraran gracias a una cámara. En contraste, hoy el panorama muestra la participación activa de las universidades que la han acogido como una temática de enseñanza y de estudio.

Finalmente, aunque destacó la calidad de muchos trabajos digitales, en un mundo en el que está imperando este formato, Chema Madoz lanzó un llamado de atención para evitar que sean “vacuos o insustanciales” porque estos “no van a aguantar a lo largo del tiempo”.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright