Manizales presenta valores de pH similares a los de ciudades como Santiago de Chile y Beijing.

Fotos Unimedios

 

Entre los meses de marzo y julio los investigadores registraron los valores de acidez y concentraciones de sustancias como nitratos y sulfatos en la lluvia.

 

Lluvia ácida en Manizales

En niveles de contaminación atmosférica similares a los de ciudades industrializadas y con alta densidad poblacional se encuentra la capital caldense. Así lo revela una investigación de la UN que demuestra los elevados índices de lluvia ácida que se presentan en Manizales, especialmente al suroriente de la ciudad.

Fanny Lucía Pedraza Valencia,
Unimedios

Las constantes lluvias que caen durante una buena temporada del año en la capital caldense no habían sido un problema hasta hoy para los manizalitas. Sin embargo, una investigación adelantada por el Grupo de Trabajo Académico en Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la UN en Manizales demostró una fuerte presencia de lluvia ácida en la ciudad.

Bajo la dirección del ingeniero civil Jorge Julián Vélez, el estudio arrojó resultados en los que se pudo observar que Manizales presenta valores de pH similares a los de ciudades altamente industrializadas y con mayor densidad poblacional y vehicular, como Beijing y Santiago de Chile.

Para el desarrollo del diagnóstico, los investigadores emplearon una metodología mediante la cual se realizó el seguimiento de precipitaciones en siete estaciones de la ciudad, registrando los valores de acidez y las concentraciones de sustancias como nitratos y sulfatos, entre los meses de marzo y julio de este año.

La literatura reporta un pH de 5.6 como valor normal de la lluvia, el cual disminuye cuando hay presencia de niveles considerables de contaminantes gaseosos como Óxidos de Nitrógeno y Dióxido de Azufre, que pueden identificarse en el agua lluvia en forma de nitratos y sulfatos.

Como resultados parciales se destaca que los valores obtenidos para nitratos están por debajo del indicador de alta contaminación y 6 de las 7 estaciones sobrepasan el indicador referido a sulfatos, estos últimos producto de las emisiones de fuentes móviles, dada la cantidad apreciable de azufre en el combustible y/o en las emisiones naturales del volcán Nevado del Ruiz (ubicado a 27 km aproximadamente de la capital caldense).

Así mismo, el comportamiento de las variables meteorológicas, pero en especial la intensidad, magnitud y duración de los eventos de lluvia, tienen gran relevancia en el grado de acidez de la lluvia.

Juan Pablo Mariscal Moreno, estudiante de Ingeniería Química y quien realiza la Línea de Profundización en Ingeniería Ambiental, explicó que “estudiar este fenómeno, que es un efecto de la contaminación atmosférica, servirá como justificación para implementar otras políticas en lo que respecta a calidad del aire en la ciudad y hacer un monitoreo como se hace en muchas ciudades del mundo que presentan un elevado nivel de contaminación”.

Dentro del argumento presentado en el diagnóstico y análisis del comportamiento de la lluvia ácida en la ciudad de Manizales, se encontró que los registros de acidez en la lluvia indican que los valores más altos se presentan al suroriente de la ciudad.

“Existe una relación estrecha de la climatología de la zona, en especial la precipitación media, con el nivel de transformación de contaminantes como los NOX y SO2 (nitratos y sulfatos presentados en el lavado atmosférico) y, por ende, con el grado de acidez de la lluvia; en ciudades con características climáticas similares a las de Manizales, el tipo de depósitos ácidos que reviste mayor importancia dentro de la lluvia ácida son los húmedos”, afirmó la ingeniera ambiental Marinela Valencia Giraldo.

Además, aclaró que para entender el fenómeno de la lluvia ácida es necesario estudiar ampliamente la meteorología, ya que puede ser más importante que la química de la precipitación.

De este modo, el monitoreo de contaminantes secundarios como los ácidos nítrico y sulfúrico a partir de la caracterización de acidez en la lluvia justifica la implementación de políticas sobre calidad del aire dirigidas al seguimiento de óxidos de azufre y nitrógeno, precursores de estos ácidos.

Avance del proyecto

Después de la realización de este diagnóstico, el Grupo de Trabajo Académico en Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la UN espera continuar con nuevas fases que le permitan monitorear el fenómeno por un periodo más largo, en el cual podrían encontrar tendencias en la evolución y el comportamiento del fenómeno, su distribución espacial, la identificación de las principales fuentes responsables de su generación, así como el efecto de la variabilidad climática de la ciudad, entre otros.

Según los investigadores del grupo, lo ideal sería llegar a la medición periódica y continua de la lluvia ácida, con el fin de identificar no solo los efectos particulares de ésta en la ciudad, sino de estudiar su comportamiento a través del tiempo, lo cual constituiría una valiosa herramienta en lo relacionado con la gestión del recurso aire.

Es difícil hablar de la sostenibilidad de una ciudad si no se garantizan unas condiciones ambientales mínimas para el desarrollo de las sociedades; por tanto, se requiere en primera instancia monitorear aquellos fenómenos ambientales que tienen alguna incidencia en la dinámica natural de los diferentes ecosistemas.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright