Ricardo González/Unimedios

 

 

 

El heredero de Mahatma Gandhi

El nieto de Mahatma Gandhi, Arún Gandhi, estuvo en la Universidad Nacional de Colombia, donde participó en el Seminario La violencia en la sociedad actual: contextos, impactos y respuestas. Él habló de la no violencia defendida por su abuelo.

Magda Páez Torres,
Unimedios

Arún Gandhi es un hombre silente, de palabras precisas, de paz, heredero de la no violencia promulgada por su abuelo, Mahatma Gandhi. Él se ha atrevido a llevar su mensaje de amor, comprensión y respeto en un mundo que parece cada día más reacio a esas expresiones. Por eso, estuvo en Colombia para participar del Seminario La violencia en la sociedad actual: contextos, impactos y respuestas, organizado por la Universidad Nacional de Colombia.

El maestro, quien reside en Estados Unidos, habló de las necesidades mundiales en la lucha contra las expresiones violentas y fue enfático en afirmar que la rabia es una de las causas fundamentales de estas manifestaciones.

Gandhi vivió desde temprana edad los rigores del Apartheid en Sudáfrica, donde fue perseguido por blancos y negros, debido al color de su piel. Allí se enfrentó al gran desafío de aprender a manejar la rabia de forma inteligente.

En entrevista para UN Periódico, instó al mundo a rescatar los valores de la paz y a explorar alternativas diferentes de la guerra, que parece aumentar cada día en muchos países del mundo.

¿Qué es la no violencia?

La no violencia es amor, compresión, respeto y compasión.

¿Qué tan violento es el mundo en la actualidad? ¿Aumenta la violencia con el tiempo?

La violencia está creciendo en todos los países. Me he dado cuenta en aquellos que he visitado.

¿Qué motiva al hombre a ser violento?

No les enseñamos qué es la rabia. La gente en la sociedad entra en cólera, porque no tiene lo que quiere. Entonces, se vuelven violentos. Hemos creado sociedades en que hemos subvalorado los valores positivos como respeto y compresión. Los hemos reemplazado por avaricia y egoísmo. Estamos tratando de ganar todo cuanto podamos para nosotros mismos y no queremos compartir con los demás.

¿Cómo hacer para que las personas cultiven valores como la comprensión y el amor y no apelen a la violencia?

Necesitamos enseñar. Por eso, yo me he enfocado en enseñar a los niños y a los jóvenes sobre la no violencia y la rabia, para que se respeten los unos a los otros.

¿Cuál es la forma de violencia más peligrosa que está usando el mundo en este momento?

Los asesinatos de inocentes sin razón. Esta es la forma de violencia activa, pero hay otra cantidad de formas que se manifiestan en la expresión económica, política, social y hacen que el mundo viva en el límite de su dignidad y necesidad.

¿Qué puede hacer una persona para rebelarse ante la violencia, de manera no violenta?

Hay muchas cosas que uno puede hacer, dependiendo del tipo de conflicto, que puede ser por pobreza, social o religioso.

Por ejemplo, en conflictos internos como el de Colombia, ¿qué hacer?

Tenemos que dialogar con ellos y hacer que comprendan que esto no sirve y por qué no sirve. También plantearles otras opciones. Yo he hecho mucho trabajo con la gente en las cárceles en Estados Unidos. Les llevo el mensaje de que sus crímenes son ilógicos, para nada positivos. Entonces, su reacción es preguntar: ¿quiere que nosotros cambiemos y nos convirtamos en mejores seres humanos, porque la sociedad ya nos ha condenado?, no van a aceptarnos en todo caso. Yo les digo que deben cambiar porque es la acción correcta y así van a ser mejores seres humanos. Uno no debe cambiar porque la sociedad lo quiere o porque alguien lo quiera.

¿Qué otras medidas funcionarían, en el caso colombiano?

Cuando se adoptan medidas tan extremas hay que hacer una reflexión. Si no alcanzamos a tocar el punto donde nos duele, no podemos encontrar la solución. No debemos quedarnos solo en el punto de que esa es una persona violenta. Necesitamos comprender la causa que ha animado a esa persona a actuar así, para poder resolver el problema.

Usted habla de dolor, ¿cómo manejar el duelo cuando la violencia ha hecho tanto daño?

Debemos tocar la raíz del problema. La violencia crea más violencia. Si seguimos tratándola con otras formas de violencia pasiva, como la cárcel, no alcanzaremos a solucionar el problema. Se necesita un acercamiento con la no violencia.

Mahatma Gandhi, su abuelo, acudió a formas de protesta como las huelgas, marchas, manifestaciones colectivas, en resumen, desobediencia civil, ¿es válido esto hoy en día?

Mi abuelo cuando empezó la no violencia en Sudáfrica, nombró la desobediencia civil. Después dijo que no había nada desobediente en lo que estaba haciendo, pues estaba buscando la justicia de manera legítima. Entonces, la desobediencia cambió a la resistencia pasiva. Pero él dijo que no hay nada pasivo en la resistencia. Por ende, rechazó estas dos expresiones y decidió hablar de no violencia activa.

¿Qué casos en el mundo pueden considerarse ejemplo de acciones no violentas?

El mejor ejemplo es la Unión Soviética. Por muchas décadas los Estados Unidos produjeron cantidad de armas para enfrentar a este bloque. La Unión Soviética se desintegró y no quiso que la Guerra Fría continuara.

¿Qué recuerda de las enseñanzas de su abuelo?

Yo viví con él cuando tenía 12 años y fui agredido por blancos y negros, pues no les gustaba el color de mi piel. En ese momento sentí mucha rabia y quise la justicia “ojo por ojo”, pero mi abuelo me enseñó a manejar la rabia, pues él decía que la rabia es como la electricidad, buena y útil, si se usa de manera inteligente. De lo contrario, hace daño.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright