Notimex

 

 

La importancia de conocer a los otros

Aunque el momento no sea favorable, una vez que la grave crisis que se observa en la economía mundial tuvo origen en el sistema hipotecario norteamericano, no tengo duda en reconocer el enorme poderío evidenciado por los Estados Unidos en los últimos 100 años, periodo en que ese país ostentó, casi sin adversarios a la altura, la hegemonía política, económica y militar.

Luiz Alberto Machado,
Profesor y Vicedirector Facultad de Economía Fundación Armando Alvares Penteado, FAAP São Paulo, Brasil

Muchos motivos pueden ser identificados para explicar la conquista de la hegemonía estadounidense. Su manutención, por supuesto, fue posibilitada en gran parte por la capacidad de entender el mundo, conociendo detalladamente las condiciones de funcionamiento de los otros países, en especial de los principales protagonistas y de los socios más relevantes en el campo político, económico y militar.
Para ese buen entendimiento del mundo, un rol fundamental cabe al área del conocimiento y, en ese particular, destaco las agencias gubernamentales, los think tanks y las universidades.
Como nación más poderosa del mundo, los Estados Unidos atraen no apenas inversiones y recursos materiales en gran volumen, sino que también cerebros privilegiados, o sea, investigadores de reconocido valor, que son contratados por las universidades norteamericanas, en las cuales pueden disfrutar de condiciones incomparables para el desarrollo de su trabajo.
Uno de los puntos de mayor relevancia en esa intensa investigación recae justamente en el esfuerzo de conocer bien a los otros países, muchas veces por medio de centros de estudios creados específicamente con tal objetivo. A título de ejemplo, me acuerdo de extraordinarios análisis de la realidad brasileña producidos por investigadores norteamericanos vinculados a “Centros de Estudios Brasileños” existentes en diversas universidades de los Estados Unidos.
Conocidos como “brazilianists”, esos investigadores llegaron a producir textos tan calificados y precisos que se transformaron en referencia, siendo ampliamente utilizados en cursos de graduación y de posgrado en diferentes partes de Brasil.
Este mismo tipo de empeño raramente se observa en otros países, notadamente entre los latino-americanos, en los cuales, en razón de la poca disponibilidad de recursos, las investigaciones, cuando hechas, tienen otras prioridades, así como las actividades académicas extracurriculares.
El resultado de esto es que esos países tienen conocimiento limitado sobre el funcionamiento de los demás, inclusive de aquellos con los cuales puedan tener mayor nivel de relacionamiento político, comercial, económico o militar. Es lo que ocurre con casi la totalidad de los países de América Latina, en los cuales el conocimiento de sus vecinos no pasa, en la mayoría de las veces, de una visión genérica y superficial.
En este sentido, fue con enorme satisfacción que tomé conocimiento primero de la existencia, y después de la invitación de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, para dictar clases en la Cátedra Internacional Brasil 2008, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Centro de Estudios Sociales – CES, la Embajada de Brasil, la Academia Diplomática San Carlos y el Instituto de Cultura Brasil Colombia (Ibraco) y que debería ser imitada por otras universidades de la región, lo que sería, seguramente, muy benéfico para la ampliación de las relaciones regionales.
Espero, en esta que es la tercera edición de la Cátedra Brasil, poder contribuir para que los colombianos comprendan un poco más las razones que hicieran de Brasil lo que es hoy, tanto en sus aspectos positivos como negativos.
Opté, entonces, por una programación que contempla, con mayor énfasis, aspectos históricos de nuestra formación, con destaque en las cuestiones políticas, económicas y culturales. Hay todavía en la programación dos temas que creo van a tener gran aceptación junto a los participantes: el primero, sobre la creatividad comprendida como una herramienta de obtención de diferencial competitivo; el segundo, sobre el cine y la redemocratización de los países latinoamericanos en los años 80 del siglo recién concluido. Las clases dictadas por el profesor Luiz Alfredo Salomão, en la semana posterior, con un énfasis mayor en aspectos de la actualidad, podrán complementar la visión histórica inicial, ofreciendo a los participantes un buen panorama de la realidad brasileña.
De mi parte, la expectativa es muy grande. Y, dentro de esa enorme expectativa, una seguridad: como la educación es una vía de doble mano, aparte de transmitir algún conocimiento, yo, seguramente, voy a tener la oportunidad de aprender muchísimo, conociendo y comprendiendo mejor la realidad colombiana de una forma inigualable, por medio del contacto humano con el pueblo colombiano, en especial sus alumnos y profesores.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright