Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No.63
Título : Practis en posición doce
Autor : Sandra Gómez Galindo, Unimedios
Sección: Tecnología
Fecha : Septiembre 12 de 2004

Practis en posición doce

Para hacer menos traumático el paso del laboratorio al consultorio, un diseñador de la Nacional desarrolló un modelo funcional que simula a un paciente. Su uso mejoraría el proceso de enseñanza-aprendizaje de los futuros odontólogos del país.

Sandra Gómez Galindo, Unimedios

La abundante salivación o la presencia de la lengua someten a los estudiantes a altos nivels de estrés asociados con la inexperiencia.

La expresión de grito suspendido no la impresionó tanto como los ojos. "No dejaban de moverse parecían hacer una coreografía con la lengua, pero lo peor era la saliva que invadía todo. Con tantos movimientos, con tanta humedad difícilmente lograba concentrarme en el trabajo", confesó Laura Silva.

Esta descripción, que parece extraída de un cuento de terror, es la sensación que comparte con sus colegas odontólogos cuando enfrentan su primer paciente, pues aunque la práctica es una activad permanente desde los primeros semestres, las herramientas didácticas con que son formados no reproducen las condiciones de trabajo que afrontarán a la hora de intervenir pacientes.

La diferencia entre los miles de odontólogos que han aprendido a punta de "articulador", y Ana Milena Figueroa, Esmeralda Cuchalá y Nimitz Johana Laiseca, es que ellas se resistieron a pensar que sus sucesores aprendieran de este modo. Por eso tomaron la iniciativa de consultar, por medio de una encuesta, a sus colegas y profesores y se sorprendieron al encontrar que todos coincidían en lo difícil de transitar del laboratorio a la clínica. Habían encontrado el mejor argumento para su tesis: el 97% de los encuestados manifestaron la necesidad de cambiar de modelo.

La falta de material didáctico refuerza los malos hábitos ergonómicos de los estudiantes.

Así surgió "Practis", el modelo morfoanatomofisiológico de la cavidad oral, que el diseñador industrial Nelson Forero desarrolló, secundando las inquietudes de las futuras odontólogas, no sin antes convertirse en un anatomista por afinidad, experto en oclusión, arcos dentarios, maxilares, hendiduras interdentales y todo lo necesario para entender el funcionamiento y la estructura de la boca.

Este material didáctico resultó de su pericia creativa, pero sobretodo de su interés "por resolver problemas en el área de la salud desde el diseño", al igual que lo había hecho en ejercicios anteriores, cuando propuso una serie de utensilios para personas minusválidas.

Un paciente modelo

Cuando los estudiantes ingresan uniformados con batas blancas, gorro y tapabocas al laboratorio, uno a uno se van sentando frente al módulo de concreto dotado con equipos de alta y baja velocidad, instalaciones para agua y aire. ¿El paciente? Se llama "articulador", un instrumento que consta de dos piezas metálicas acopladas entre sí para permitir movimientos de apertura, cierre y lateralidad, donde se ensamblan los modelos dentales.

El problema es que al no ser diseñado para las prácticas de laboratorio, ya que su función principal es servir como medio para el diagnóstico y estudio de tratamientos, no permite simular apropiadamente los movimientos de la cavidad oral. Además, "este instrumento deja a los estudiantes muchas libertades de maniobra, reforzando así malos hábitos tanto ergonómicos como de manejo instrumental", señala el profesor Guido Bejarano director y asesor del proyecto.

La ausencia de materiales metálicos en el modelo, permite la toma de radiografías intraorales.

La primera tarea de Nelson fue entender perfectamente las características faciales, oclusales y funcionales de la cavidad oral, conocer las medidas antropométricas de los colombianos, y a familiarizarse con conceptos como "la posición doce", que tiene que ver con la postura ergonómica del odontólogo en su puesto de trabajo: el consultorio.

Después de más de un año, obtuvo un modelo tridimensional del complejo maxilofacial, compuesto por 14 piezas elaboradas en resina de poliéster, una careta frontal de látex color piel, una base que simula el cráneo donde se instalan las piezas que permiten articular la mandíbula para generar los movimientos de lateralidad y preclusión. También, el modelo posee un mecanismo de fijación adaptable a cualquier superficie de trabajo, acompañado de un sistema de desagüe.

Según la evaluación "en el terreno", una de las mayores virtudes de "Practis" es que ayuda a desarrollar la habilidad para maniobrar los diferentes instrumentos como espátulas, bruñidores, condensadores, "pues obliga a los estudiantes a trabajar con las limitaciones de un paciente real; es decir, a manejar la apertura bucal y la visión indirecta con el uso del espejo bucal", explica Esmeralda.

Pese a trabajar prematuramente en estas condiciones, el modelo despierta la sensibilidad y reduce el nivel de inseguridad y estrés, gracias a que materiales como el látex, que simula los tejidos blandos y la piel, y la presencia de ojos, desarrollan en los estudiantes cierta calidez en el contacto con este paciente modelo, asociado a su apariencia casi humana.

El prototipo incluye, además, un par de modelos de dientes, algunos naturales y otros artificiales, con una encía diseñada para intercambiar los modelos de acuerdo a la necesidad de la práctica, ya sea radiología, operatoria, rehabilitación, periodoncia o endodoncia.

Modelo nacional

Actualmente existen modelos muy sofisticados con características reales de trabajo, en su mayoría son fabricados por firmas alemanas cuyo costo no es favorable para el presupuesto de las universidades, y su uso se limita a centros avanzados de formación.

"Practis" sería el primer aparato de este estilo desarrollado en Colombia con un costo aproximado de $700.000, susceptible de cambios, dependiendo del proceso industrial, contra $15 millones aproximados del modelo importado.

Cumpliendo con los requerimientos de funcionalidad, ergonomía, antropometría, costos, calidad y materiales, "Practis" no es otra cosa que un paciente modelo, que mejoraría las condiciones de enseñanza y aprendizaje en las facultades de odontología del país.