Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No.63
Título : El Materno en cuidados intensivos
Autor : Editorial
Sección: Editorial
Fecha : Septiembre 12 de 2004

El Materno en cuidados intensivos

Acreencias millonarias, propias y ajenas, y mora en el pago de sueldos a los empleados mantienen en agonía al único hospital infantil que, desde hace décadas, atiende las complicaciones, no pocas veces mortales, del embarazo y del parto de las mujeres más pobres de la ciudad.

Desde su fundación, hace 60 años, el Instituto Materno Infantil ha estado comprometido con la atención de las madres y niños más pobres de la ciudad, y con el apoyo a las instituciones de salud de Bogotá en el campo del embarazo y el parto de alto riesgo.

Ligado al Instituto Materno Infantil, la Universidad Nacional ha tenido en este hospital el centro de práctica de estudiantes de la Facultad de Medicina en las áreas de ginecología, obstetricia y neonatología. Allí nacen cada año miles de niños bogotanos, que se benefician de programas y adelantos científicos de impacto internacional. Así, el Programa Madre Canguro ha salvado la vida de innumerables prematuros en Colombia y el Programa de Hipotiroidismo Congénito ha detectado y tratado de manera precoz el cretinismo entre los recién nacidos de todo el territorio nacional.

En el Materno, la Universidad Nacional ha destacado grupos medicocientíficos de trascendencia tan grande como los que conforman las clínicas de infertilidad, genética, menopausia y cirugía pediátrica. Al mismo tiempo, funcionan allí el servicio de toxemias, el servicio de alto riesgo obstétrico y el servicio de sépticas que desde hace décadas atienden a las mujeres de escasos recursos, víctimas de las complicaciones no pocas veces mortales del embarazo y del parto.

Amalgamado en 1979 con el Hospital San Juan de Dios a través de la figura de "Fundación", el Materno ha debido afrontar solo, desde el cierre del San Juan hace más de cuatro años, las deudas y acreencias del Hospital, además de las propias.

Obligado a pagar las deudas de la Fundación con el Instituto de Seguros Sociales, entre otros acreedores, los recursos que obtiene el Materno Infantil a través de la prestación de sus servicios, no le permiten la adquisición de equipos, insumos y otros recursos elementales, haciendo su operación financieramente inviable.

No obstante, haber sido declarado Monumento Nacional y Patrimonio Cultural de la Nación a través de la Ley 735 de febrero de 2002, los sucesivos embargos y las docenas de tutelas han llevado al Materno a acumular acreencias por miles de millones de pesos y adeudar el pago salarial de más de cinco meses a 780 empleados.

Incluso, a pesar de la intervención de la Secretaría de Salud de Bogotá y más recientemente de la Secretaría de Salud de Cundinamarca para proveer al Materno de contratos que le permitan subsistir a través de la prestación de sus servicios, el agobio de las deudas propias y ajenas lo mantienen en la amenazante agonía de cierre hace varios meses.

Colofón

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la tasa de mortalidad materna en Colombia se ubica en 104 por cada 100.000 nacimientos, mientras que una tasa tres veces menor se registra en países como Argentina o Costa Rica. La misma fuente señala que durante 2000 nacieron en Colombia cerca de 870.000 niños, al tiempo que se registraba una tasa de mortalidad infantil de 20,4 por cada mil nacimientos. En otras palabras, en Colombia murieron un poco más de 17.000 bebés en su primer mes de vida durante este año.

Cuando se comparan los estándares colombianos con los de otros países latinoamericanos, se puede concluir que el 65% de toda la mortalidad infantil registrada en nuestro país es perfectamente evitable. Es decir, 11.000 recién nacidos habrían podido salvar su vida durante ese año si nuestra infraestructura en salud y servicios tan solo se asemejara a la de Cuba o Chile, por ejemplo.

La agonía del Instituto Materno Infantil de Bogotá, no sólo nos aleja de este propósito, sino que su eventual cierre no es más que un pavoroso retroceso social, científico y moral para todo el país.