Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No.63
Título : De fiesta en la ciudad
Autor : División de Divulgación Académica y Cultural
Sección: Universidad
Fecha : Septiembre 12 de 2004

De fiesta en la ciudad

En sus presentaciones, radio tarifa cuentan con ocho músicos y en ocasiones, la colaboración de un bailaor flamenco, o de una bailarina de danza oriental.
Fotografía de Archivo

Con el eslogan "Semana para una cultura abierta", la Universidad Nacional se dispone a celebrar su 137 aniversario, entre el 20 y el 26 de septiembre. Con la participación de grupos artísticos de España, como Radio Tarifa y Provisional Danza, y de Suiza, los Mimos Mummenschanz, así como de agrupaciones nacionales, con Alé Kumá, Óscar Acevedo y Valeriano Lanchas, Fundación Circo para todos, Real Charanga y otras, a través de los cuales el campus tendrá un encuentro con la ciudad, durante una semana de entrada libre a todos los eventos.

División de Divulgación Académica y Cultural

Es casi una perogrullada decir que las fiestas populares tienen un carácter social importante, que gracias a ellas es posible desfogar energías internas y reestablecer formas de contacto entre las personas y que justamente ése es uno de sus sentidos, y lo es mucho más ahora que en la ciudad se está empezando a hablar de revivir el ya hace tiempo muerto carnaval. Sin embargo, es necesario volver a decirlo, las fiestas sociales tienen un sentido para la comunidad donde ocurren. A través de ellas se tejen lazos de identidad y es posible volver a vivir de una nueva manera la vida cotidiana atravesada por todos sus componentes.

En lo que a nuestra memoria respecta, las fiestas universitarias empezaron a celebrarse en Bogotá en 1922.

En ese año "(.) se celebraron las primeras fiestas universitarias estudiantiles con elección de reina, desfiles, mascaradas, bailes y otros regocijos que dieron al evento un marcado aire de carnaval y que transcurrieron en un impecable civismo". Fiestas que concluían la cuarta asamblea de estudiantes que se proponía "la formación de una clase estudiantil compacta, fuerte y culta, capaz de ejercer una influencia eficaz en los destinos de la república y de la raza", tal como lo cuenta Alfredo Iriarte, en Historia de Bogotá , siglo XX, en el capítulo "Vida cotidiana".

Es clara, pues, la relación que se establece entre la vida política y la celebración, el ágape cultural, el carnaval.

En estas fiestas estudiantiles, que daban espacio a una nueva forma social, los estudiantes, tuvieron la siguiente reseña en la prensa de la época:

"Sí, es un nuevo Bogotá que al conjuro de las risas, de los entusiasmos y de las travesuras de los estudiantes surge a la vida, a lo que pudiera llamarse la tercera vida de esta ciudad. Una Bogotá con disfraces y serpentinas, con carnavales y murgas por las calles y ansias de juveniles diversiones en todas las almas. Fiesta de los estudiantes: ese es su nombre y hay que conservarlo", asegura enfáticamente el periodista.

Y precisamente de eso se trata. De conmemorar las fiestas universitarias a través de la Semana Cultural Universitaria que se lleva a cabo en la Universidad Nacional de Colombia.

En este particular momento de la historia nacional, es importante renovar la identidad, buscar canales de identificación más allá de los símbolos patrios vacíos o llenos de alegorías populistas. Y el arte, el disfrute estético, siempre han servido para la comunión sin pretender claro está, la existencia de una forma artística sin ataduras en el tiempo y el espacio, sino al contrario, entendiendo que las formas artísticas son una expresión de la existencia humana, con toda la complejidad que una afirmación de estas implica en términos políticos, ideológicos, éticos y estéticos. Reunirse, pues, frente a las formas artísticas más elaboradas, no es simplemente ser un consumidor de producciones culturales ajenas, sino al contrario, significa inscribirse con toda agudeza dentro de su propia cultura, ser testigo de la misma y desde una perspectiva privilegiada porque en esta experiencia está implícito el disfrute.

Esta Semana Cultural Universitaria tiene entonces todo el derecho a llamarse fiesta universitaria. Se trata de una semana completa en la cual la dirección de la Universidad, los estudiantes a través de las facultades y de sus grupos de trabajo, los docentes y los trabajadores, estarán reunidos precisamente para reconocerse con otra perspectiva.

Se trata además, de una fiesta en la cual se pretende renovar los vínculos de la ciudad con la ciudad Universitaria. Vínculos históricamente complejos y difíciles, caracterizados más por la polarización que por la reunión, donde a veces la ciudad padece lo que ocurre dentro de las vallas que la separan del campus y donde la ciudad universitaria, protegida o aislada por estas vallas, se trata de instituir como un cosmos aparte, con formas de convivencia y de ser y estar claramente distintas de las generales. Este mutuo asilamiento, perjudicial para las dos partes, ha permitido que el campus a pesar de sus innegables atractivos urbanísticos, ecológicos, culturales, intelectuales, etc., sea uno de los lugares a los cuales los bogotanos no asisten comúnmente.

En esta ocasión, la sede de Bogotá, a través de la División de Divulgación Académica y Cultural ha pretendido ofrecer al público de la Semana Universitaria una serie de eventos de la mejor calidad nacional e internacional.

La apertura de la semana se realiza con el importante grupo español "Radio Tarifa" que culmina sus presentaciones en Bogotá en el Auditorio León de Greiff. Este grupo, uno de los más importantes de España, se caracteriza por realizar interesantes fusiones entre las músicas tradicionales y formas muy cercanas a la sensibilidad urbana contemporánea.

Continuando la programación, ofreceremos el espectáculo "Los hombres también mueven paredes" de danza contemporánea del grupo también español Provisional Danza que se descolgarán literalmente por las paredes del Auditorio León de Greiff hasta llegar al piso de la plaza central, plaza Santander o Plaza Ché.

Adicionalmente tendremos presentaciones de grupos colombianos como Alé Kumá, cantaoras tradicionales, "Circo para todos", un proyecto artístico social de Cali con muy buenos resultados en términos artísticos y de inclusión social, Óscar Acevedo y Valeriano Lanchas con su nuevo montaje de música colombiana, talleres de origami, recorridos por el campus, patrimonio arquitectónico de la nación, y por sus más de treinta esculturas, y como plato fuerte tendremos a los Mimos suizos Mummenschanz.

Se trata pues de una diversa programación que permitirá tanto a los miembros de la comunidad educativa, como a la sociedad bogotana disfrutar de las mejores muestras del arte nacional e internacional en conmemoración de la semana universitaria, apoyada por la Embajada de España, Banco UBS, Cafam, Satena, Aviatur, Fundación Amigos del Colón, Nestlé y la colaboración de la Embajada de Suiza.

El campus de la Universidad Nacional de Bogotá, patrimonio arquitectónico de la nación, además de su peculiar trazado tiene 16 edificios muy importantes desde el punto de vista del desarrollo de la modernidad en la arquitectura y la pedagogía; por su situación geográfica es sitio de paso de aves migratorias. Cuenta con nueve museos activos con colecciones importantes, dos de ellos con edificios propios. También con el auditorio de música más grande de la ciudad (1.630 sillas), el León de Greiff, se programan diariamente más de tres conferencias, más de 200 cursos de extensión al semestre, y sus privilegiados estudiantes y profesores cuentan con un alto promedio de espacio de casi tres metros construidos por estudiante, además de enormes jardines y zonas verdes.