Nedstat Basic - Free web site statistics .

UNP No. 84
Título : Catella es cadena
Autor : Jorge Jaramillo Vargas
Sección: Universidad
Fecha : Noviembre 27 de 2005

La innovación prospera donde los grupos y centros de investigación y de desarrollo tecnológico están articulados con el sector productivo y empresarial, principio del que parte Catella.

Catella es cadena

Un nuevo modelo de incubación financiado por el sector privado fomentará la innovación en las empresas colombianas. El modelo propuesto por cuatro organizaciones, entre ellas la Universidad Nacional, hará de la academia un socio estratégico para consolidar la productividad de la industria.

Jorge Jaramillo Vargas
Profesor Asociado Universidad Nacional de Colombia (2017).

El pasado 17 de febrero de 2005 se celebró el Pacto Nacional por la Innovación Tecnológica por parte del Gobierno, el empresariado, el sector financiero, los científicos colombianos y un grupo de universidades. Estas instituciones se han comprometido a elevar la conciencia de nuestra sociedad sobre la importancia de la innovación tecnológica para contribuir a generar las condiciones de un futuro próspero para las nuevas generaciones, a aumentar los niveles de inversión en innovación y a fortalecer la formación del capital humano vinculado a las actividades productivas.

Una expresión notable y concreta de este pacto nacional es el recientemente creado Comité Universidad-Empresa liderado por la Universidad Nacional. El Comité surge por el trascendental consenso entre las principales universidades y empresas de Bogotá y su región, por la necesidad de generar y promover proyectos de investigación aplicada, enfocados a resolver necesidades tecnológicas reales de las empresas y de consolidar equipos multidisciplinarios conformados por académicos, miembros de los departamentos de investigación, desarrollo, tecnología, diseño y producción de las empresas comprometidas.

En este contexto surge la primera versión del proyecto Catella. Se trata de un nuevo modelo de incubación financiado por el sector privado capaz de fomentar la innovación en las empresas colombianas mediante la aplicación directa en ellas de metodologías de gestión del conocimiento y de la innovación por medio de alianzas entre la academia y el sector productivo; estas alianzas deben ser entendidas como un puente entre las necesidades del mercado y la capacidad de los centros y grupos colombianos de investigación de satisfacerlas.

El proyecto, calificado como innovación tecnológica por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en octubre pasado, busca tender puentes entre la academia y los grandes empresarios colombianos, con el objetivo de crear nuevas empresas para el país. La lectura de la situación actual de la innovación en el país hace que el enfoque de Catella sea particularmente interesante.

En Colombia, el sector privado no ha aprovechado significativamente los incentivos disponibles para financiar la innovación tecnológica y no ha desarrollado suficientemente una cultura de la innovación. Prueba de ello es que de acuerdo con la segunda Encuesta de Desarrollo e Innovación Tecnológica (Colciencias 2005), las 6.172 empresas encuestadas emplean un total de 555 mil personas, de las cuales, solamente el 1% trabaja en I+D (innovación y desarrollo), el 1% en diseño y el 1% en ingeniería. El resultado: el país se encuentra dentro del 20% de las naciones menos competitivas del mundo, según el Foro Económico Mundial.

Tres discursos

Por otro lado, la universidad no ha sabido acreditarse frente el sector empresarial como motor de innovación y como socio estratégico en el proceso de penetración de los mercados internacionales1. De 6.172 empresas en la mencionada encuesta, solamente 23 realizaron proyectos de desarrollo e innovación tecnológica en asocio con universidades y 11 en asocio con centros de desarrollo tecnológico.

Catella recoge tres literaturas relevantes para abordar el problema planteado: los documentos sobre gestión del conocimiento y de la innovación -particularmente con respecto al tema de desarrollo en las empresas de nuevos productos-, los documentos sobre incubación de empresas y la que habla sobre comercialización de la tecnología generada desde las universidades y sobre el consecuente rediseño institucional requerido por parte de las universidades mismas. Estas tres fuentes han seguido tradicionalmente trayectorias separadas. Catella las integra en un modelo de incubación de empresas.

Imaginémonos un equipo de trabajo de clase mundial compuesto por profesores reputados y banqueros de inversión que llega a su empresa con el objetivo de capturar y construir con sus empleados oportunidades de negocio. Una vez allí se despliegan técnicas y procesos que van dirigidos a seleccionar las mejores oportunidades; pensemos cómo esa fusión de equipos evalúa y selecciona las mejores ideas con el objeto de crear valor desde diversas perspectivas disciplinarias; llevemos esas ideas a la investigación y el desarrollo; sigamos caminando y encontremos un plan de negocios formulado con estándares internacionales; observemos finalmente a los empresarios creando una nueva empresa con un grupo de jóvenes brillantes y emprendedores, con el apoyo de los centros de investigación colombianos. Eso es Catella. Es el momento para invertir y para creer.

El Sena, Colciencias, la Universidad Nacional y la Corporación Innovar creen. Es el momento para que los empresarios inviertan. Los incentivos están sobre la mesa: el 125% de exención tributaria es para aquellos empresarios que estén dispuestos a generar valor, a innovar y a crear país.

1 En el Reporte de SCOPE (Medina, 2005) se lee: "Si bien los estímulos del Estado para la inversión privada no son suficientes, es evidente que los empresarios colombianos tienen escasa confianza en el papel del conocimiento como fuerza motriz de sus empresas y de sus negocios".