Esta investigación encontró utilidad a una parte de la fruta que suele desecharse.

 

 

Soluciones para el tratamiento poscosecha de las frutas

Estudio de los cambios químicos y bioquímicos de alimentos frescos y procesados es un grupo que durante 35 años se ha dedicado a desarrollar estrategias que permitan mejorar la producción y comercialización de alimentos. Un factor importante ha sido la cooperación directa con agricultores, exportadores y comerciantes, para hacer estudios que coincidan con las necesidades de los gremios productores.

Algunos de los trabajos realizados durante este tiempo abordan temáticas como “Caracterización química y establecimiento de metodologías para el procesamiento de frutas de consumo popular”, “Composición y procesamiento de frutas de la Región Amazónica”, “Procesamiento de frutas frescas, estudio de los aromas de algunas frutas tropicales (guanábana, papayuela, pomarrosa y lulo)” y “Daño producido en las frutas tropicales durante el almacenamiento a bajas temperaturas (mora, guayaba, curuba)”.

En la actualidad, uno de sus principales proyectos es la investigación “Establecimiento de tecnologías de bajo costo que permitan establecer los daños de las frutas por almacenamiento a bajas temperaturas, estudiando los cambios fisicoquímicos, sensoriales y bioquímicos de las frutas tratadas en dichas técnicas (lulo, tomate de árbol y pitaya)”. Se espera que los resultados permitan disminuir las elevadas pérdidas poscosecha en frutas que actualmente se presentan en el país.

Otra muestra importante de la actividad del grupo Estudio de los cambios químicos y bioquímicos de alimentos frescos y procesados es la tesis de maestría Evaluación de la acción antioxidante de los componentes mayoritarios del líquido de la cáscara de la nuez del marañón en aceite de soya, que recibió calificación meritoria.

En esta investigación se estableció por primera vez que la mezcla de la fracción fenólica del líquido de la cáscara de la nuez del marañón (LCNM) con el antioxidante comercial G75 en proporción 1:1 tiene actividad antioxidante estadísticamente igual que la del control G75. Lo que significa que podría convertirse en una alternativa importante para la industria, en donde sustituiría, al menos en parte, el consumo de antioxidantes sintéticos y disminuir costos y toxicidad durante el proceso productivo del aceite de soya.

Este es un trabajo de utilidad para los cultivadores de marañón, pues le suma valor agregado al fruto y encuentra aplicación para un producto que suele desecharse. También lo es para la industria de grasa, porque encontró una nueva fuente de antioxidantes naturales que podrán ser aplicados a sus productos.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright