FOTO

Con el cambio de la composición de los habitantes, ahora hay más del continente, también deben producirse otros cambios.

Foto: Archivo / Unimedios

 

 

El debate sobre la educación en la isla de San Andrés, Una cuestión de encuentro y diversidad de culturas

La investigación Bases para un modelo educativo para la isla de San Andrés, que adelanta la Universidad Nacional de Colombia, Sede Caribe, se pregunta cuál debe ser el modelo educativo que se promueva para las islas y sus habitantes.

Raquel Sanmiguel Ardila,
Profesora Asistente, Universidad Nacional de Colombia, Sede Caribe

Desde su llegada al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la Sede Caribe de la Universidad Nacional de Colombia se ha interesado por comprender las problemáticas inherentes a la educación en las islas, con el objeto de ofrecer argumentos rigurosos que lleven a una toma de decisiones que responda a las características y necesidades de la región. Los niveles de desempeño académico de la educación básica y media, medidos por el examen del Icfes y por las pruebas Saber, han mostrado niveles de desarrollo deficientes y una continua tendencia hacia la baja y esto ha creado una alerta en la comunidad. Diversos estudios han confirmado que a esta situación están asociados factores históricos, lingüísticos, culturales y sociopolíticos, que están lejos de ser solucionados mediante políticas educativas aisladas e indiferentes de las dinámicas sociales y del conflicto cultural latente que vive la región.

La investigación “Bases para un modelo educativo para la isla de San Andrés”, que ha venido desarrollando la Universidad Nacional de Colombia, sede Caribe, se propone abordar la problemática cultural-lingüística que en la escuela determina procesos identitarios, de aprendizaje y de calidad de una formación básica integral. A partir tanto de las acciones investigativas adelantadas en la isla por la docente a cargo y de los avances de investigaciones de pasantes, estudiantes de pregrado y postgrado, y de los aportes de la Maestría en Estudios del Caribe, el estudio considera que la educación en la isla de San Andrés tiene la tarea de promover un modelo intercultural basado en pedagogías que fomenten un conocimiento mutuo de las culturas en contacto, en cuyo encuentro niños/as construyan, negocien, creen y recreen sus propios conceptos de mundo.

Esta perspectiva se basa en el hecho de que, independiente de los vaivenes e indefiniciones, más políticos que culturales, sobre quiénes son o no raizales en la isla de San Andrés, quiénes tienen o no derecho al territorio, es una realidad evidente que, durante siglos, esta tierra ha sido habitada por un grupo étnico descendiente de esclavos y colonos europeos que mantiene una lengua, creencias, valores, prácticas, ritos, dinámicas sociales y familiares, e inclusive rasgos, que los distingue de quienes paulatina y posteriormente fueron llegando a poblar las islas.

El ‘Pueblo Raizal’, como lo llaman los líderes raizales que luchan por su autodeterminación, se identifica por hablar una lengua criolla de base inglesa, común a otros pueblos asentados en el Caribe Occidental, a lo largo de la costa Caribe de Centro América –Bocas del Toro y Colón, Panamá; Limón, Costa Rica; Bluefields, Nicaragua; Belice; así como en Jamaica y Corn Islands, entre otros lugares. Son altamente espirituales: encuentran en un “Dios omnipotente, omnipresente y liberador” la mayor fortaleza de su cosmovisión, como lo expresa uno de sus líderes. De su espiritualidad derivan sus valores y la fuerza que los une y convoca e, independiente de su filiación religiosa, conviven en hermandad espiritual. Conforman una sociedad altamente igualitaria, sustentada en la solidaridad y el compartir con sus hermanos en sus extensas familias. Sus prácticas agrícolas, agropecuarias y de pesca son en gran medida artesanales por cuanto sustentan dinámicas sociales que priorizan sus necesidades familiares antes que las comerciales. La fuerza de la tradición, la convicción de su espiritualidad y su deseo de libertad explican la larga resistencia pacífica a los cambios impuestos que atentan contra sus creencias y su dignidad humana.

Sería poco acertado, no obstante, aseverar que estas características distintivas, heredadas generación tras generación, existan en forma aislada o pura, o que no hayan sido tocadas por los tiempos, como producto del contacto con otros tantos que por estas tierras han pasado. Pues sería como ignorar que inclusive antes del alud de continentales colombianos que trajera la declaración de Puerto Libre (1953), la isla fue puerto de llegada y salida de piratas, bucaneros y misioneros, o que en sus intercambios comerciales acogió extranjeros de lejanas tierras que permanecieron aquí. Y que de estas relaciones constantes, comunes a la región Caribe insular y costera, el Caribe se nutre para formar un crisol de culturas y una sincronía de expresiones que la identifican en su diversidad.

Pero la isla de San Andrés también está habitada actualmente, y en número mayoritario, por un grupo de colombianos venidos del continente, que se ha asentado en este territorio por motivos muy diversos y que forma parte constitutiva de la cotidianidad del territorio. Provienen de la costa Caribe colombiana, de la región antioqueña y del viejo Caldas (paisas) y, en menor número, de otras latitudes del país. Como han desarrollado en la isla sus proyectos de vida, se sienten isleños y claman también por sus derechos. A este grupo, independiente de las diferencias internas, se lo conoce como continentales o “pañas” –de spaniards (españoles). Y, en número menor, pero de trascendencia por su papel en el comercio, se encuentra un grupo de siriolibaneses que vive sus propias dinámicas.

En medio de la convivencia pacífica que caracteriza este encuentro e hibridación de culturas en la isla de San Andrés (raizal, continental, extranjera), los debates por el presente y el destino de la isla son constantes, y la educación es uno de ellos.

Sobre los modelos educativos y las opciones

El modelo educativo vigente actualmente en las islas, responde a lineamientos que desde siempre ha dado la nación: es un modelo eminentemente disciplinar, que promueve la formación de individuos competentes y su estructura refleja el valor que se da al conocimiento intelectual.

El Pueblo Raizal, en voz de sus líderes, no se siente cobijado por tal modelo educativo. Existe una brecha entre la concepción de mundo que estos tienen y la que tenemos los llamados continentales, o de pensamiento “occidental”. A diferencia del modelo educativo nacional, el pueblo raizal considera que un modelo etnoeducativo propio, desarrollado por ellos mismos, daría respuesta a su cosmovisión, basada en su espiritualidad, su ser cultural, y en el concepto de que la educación debe ser promotora de la vida en sociedad más que concebirse como una ‘inversión’ y/o necesidad individual. Su lengua materna, el creole o criollo de base inglesa, sería pilar fundamental para la enseñanza, al igual que la recuperación de sus saberes, historias, valores y creencias, que juntos garanticen a su pueblo una vida que respete sus principios.

El desarrollo de un modelo educativo intercultural propuesto por nuestra investigación sugiere que la escuela haga del aprendizaje una práctica constante de conocimiento mutuo de pensamientos y cosmovisiones, y de formación de criterios y recreación de conceptos sobre el mundo, a partir de pedagogías que fomenten en los estudiantes la construcción de criterios propios; y, que las instituciones sociales y organizativas de cada grupo cultural asuman la tarea de preservar sus culturas entregando a sus hijos/ as los referentes con los que estos/as puedan saltar al escenario intercultural. Pues, como diría Edouard Glissant, pensador martiniqueño, “somos en la medida en que nos relacionamos”.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright