FOTO

Este año, la bienal tuvo como lema “La construcción de la ciudad, patrimonio de todos”.

Foto: Archivo

 

 

La arquitectura se puso de gala

¿Cómo era posible que la pintura, la literatura, la música y otras artes tuvieran su bienal, y no la arquitectura? Este cuestionamiento fue la chispa que llevó a presentar un proyecto de inclusión del medio arquitectónico. A partir de ese entonces, hace 44 años, bianualmente se celebra la bienal de arquitectura en Colombia, la más antigua del mundo.

Juliana Gutiérrez de la Cuadra,
Unimedios

Julio de 1962: “Aceptado el proyecto. En este momento estoy preparando la semana cultural para mostrarla dentro de dos meses: tengo el día de la música, de la literatura, de la pintura. Pues ahora también se incluirá el de la arquitectura”, fueron las palabras de Jaime Posada –Ministro de Educación– cuando Germán Samper y Hernán Vieco le pusieron sobre la mesa de su despacho el proyecto de hacer una bienal de arquitectura. Valga la pena aclarar que en esa época no existía el Ministerio de Cultura.

Hernán Vieco Sánchez tuvo hace 44 años la idea de escribir un artículo, para la revista Proa, en el que indagaba por qué si había una bienal de pintura, no existía la de arquitectura. La idea de Vieco era escoger cada dos años las mejores obras arquitectónicas. Coincidencialmente, Germán Samper fue elegido por esos mismos días presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, SCA. En su calidad de alto funcionario, y con un criterio sólido, avaló el proyecto positivamente.

La amistad que unía a Vieco (la chispa del proyecto), al ministro de Educación y al nuevo presidente de la SCA, les permitió hablar sin temor sobre la idea. “Nos unimos tres quijotes”, dijo Germán Samper. Al final todo salió adelante.

Otro de los personajes que también intervino en los inicios de la Bienal fue Luis Antonio Escobar, músico sobresaliente, jefe de la División de Divulgación Cultural, encargado de la Bienal de pintura. Él dio los reglamentos: no se podía recibir cualquier obra, había que hacer una preselección y esa preselección estaría a cargo de un comité.

Germán Samper se responsabilizó personalmente del tema. Nombró como su secretario general a una ficha clave: Fernando Correa. Y de verdad que fue clave, pues se convirtió en los años siguientes en el capitán del barco de las bienales de arquitectura.

Gracias a que en esos años la sociedad Colombiana de Arquitectos era pequeña, la convocatoria fue sencilla. La mayor parte de los arquitectos y afiliados se conocían. El teléfono era la herramienta de primera mano para atraer a los colegas a presentar sus obras.

En la primera bienal se otorgó el premio Nacional al Edificio de Ecopetrol, de Cuéllar Serrano Gómez (ubicado en la calle 37 con carrera 8). El premio a la Mejor Residencia fue para la casa de Guillermo Bermúdez Umaña, que está intacta en medio del comercio, en pleno centro del barrio El Country, en Bogotá. El tercer premio fue para un proyecto arquitectónico no construido. “Esta última categoría la impulsamos mucho. Los arquitectos hacemos planos de edificios que no se construyen, pero que son ejemplo de arquitectura. A veces los segundos premios son los que dan el mensaje importante. Precisamente ese premio se le dio al arquitecto Fernando Martínez. Él cambió la orientación de la arquitectura en el país”, afirma Germán Samper.

Fernando Martínez inició un nuevo movimiento. Con él buscaba que la arquitectura estuviera vinculada con el lugar y la volumetría fuera libre. En el mundo se lo conoció como Arquitectura Orgánica, destacada por tener más fantasía y libertad de expresión. Rogelio Zalmona es uno de los seguidores más importantes del movimiento.Carlos Martínez, el director de Proa (revista que lleva más de 50 años en circulación), al ver el material de la primera bienal quiso hacer un libro: “Arquitectura en Colombia”. Es un volumen de 220 páginas, de pasta dura, que data de 1962, forrado en tela blanca. En cada hoja se ven dos fotos en blanco y negro de las obras arquitectónicas más destacadas y de las que ganaron los premios. Su prólogo lo firma Germán Samper. De este libro nació la idea de que en cada bienal se imprimiera una publicación de alta calidad.

Para un arquitecto hay dos aspectos emotivos en la bienal: el hecho de presentar un proyecto, pues se destaca el hecho de ser candidato, y la confrontación de las obras.

Esos dos puntos son la esencia de la bienal y son los mismos que se mantienen intactos con el paso de los años. Situación distinta de lo que ocurre con la manera cómo se publica. Antes, las fotos se enmarcaban sobre triples. “Se veían muy bonitas, pero eran pesadísimas”, recuerda Germán Samper. Ahora las bienales las hacen por computador y pueden ser vistas en todo el mundo. Se pueden mandar por internet o simplemente se cargan en un medio digital.

Este año, la bienal número 20, tuvo como lema “La construcción de la ciudad, patrimonio de todos”. Esta idea enfatizó en que en cada proyecto que se aportara a la construcción del entorno estuviera conectado con lo propio de los ciudadanos: “qué bueno que la gente se sienta mejor en un centro comercial con pasillos más anchos, en una alameda o un andén bien diseñado, porque puede caminar tranquilamente con el coche de su hijo”, afirmó Ricardo Navarrete, Presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

“Esta bienal tuvo un jurado, un proceso serio, un fundamento sólido en el proceso de selección de las obras y, sobre todo, tuvo tradición”, añadió Navarrete.

El pasado 31 de octubre en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán se inauguró a las 7:00 p.m. la Noche de Gala de la Arquitectura Colombiana de la XX Bienal. Esa noche recuerda aquella otra que tuvo lugar hace 44 años, el viernes 6 de julio de 1962 en la Sociedad Colombiana de Ingenieros, y que abrió las puertas a la primera Bienal del mundo.

Visitar

Visitar

Videoespecial

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106 Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright